Información sobre vivienda y economía

Cuánto se ahorran los contribuyentes madrileños con la rebaja fiscal histórica que propone Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid / Gtres
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid / Gtres
Autor: Redacción

La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha prometido aplicar en la región la mayor rebaja fiscal de la historia. Para ello, propone bajar medio punto cada tramo del IRPF, dejando el tipo mínimo en el 8,5% (cifra que se eleva al 18% si incluimos el tramo estatal) y el máximo en el 20,5% (con el tramo estatal es un 43%).

Se trata de las retenciones más bajas de todo el país en ambos casos, y permitirá a los contribuyentes de la autonomía ahorrarse cientos de euros en impuestos en comparación con los de Cataluña o Navarra. En su caso, el tipo máximo (incluyendo el tramo nacional) se sitúa en el 48% y el 52%, respectivamente. 

¿Y esto en qué se traduce para los ciudadanos? Aquí van varios ejemplos con diferentes rentas: contribuyentes que ganen 30.000 euros al año, 110.000 euros y 300.000 euros.

Rentas de 30.000 euros al año

En este caso, el contribuyente pagará al año unos 4.645 euros en concepto de IRPF, 150 euros menos que el año pasado y la cantidad más baja de España. De hecho, en cuatro regiones, el pago anual se eleva por encima de los 5.000 euros (Cataluña, Aragón, Extremadura y Baleares). La autonomía catalana lidera el ranking con una 'factura' fiscal de más de 5.100 euros anuales, lo que supone pagar casi 500 euros más al año que en el caso de Madrid. En La Rioja, Canarias y Castilla y León se pagarían menos de 4.900 euros anuales.

Rentas de 110.000 euros al año

Para un ciudadano que perciba esta cantidad, el pago anual al fisco se situará en algo menos de 35.700 euros, casi 3.000 euros menos que en el caso de la Comunidad Valenciana, que lidera el rannking para este nivel de renta. Junto a ella, en Extremadura y Cantabria el pago anual también excede los 38.000 euros, mientras que Castilla y León, Baleares y Cataluña acompañan a Madrid en el lado bajo de la tabla con menos de 37.000 euros anuales en concepto de IRPF. 

Rentas de 300.000 euros al año

Para las rentas más altas Madrid también es la autonomía donde se pagan menos impuestos. En concepto de IRPF serían unos 117.400 euros, aproximadamente, mientras que en Castilla y León, Galicia, Murcia y Castilla-La Mancha se pagan entre 120.250 y 124.700 euros anuales. En el lado alto de la tabla se encuentran Comunidad Valenciana y Andalucía, donde el pago anual en concepto de IRPF para estas rentas supera los 129.000 euros. Es decir, un contribuyente que resida en dichas regiones paga casi 12.000 euros más que un madrileño. 

Ahorro en Sucesiones, Patrimonio e ITP

El ahorro de los contribuyentes que residen en la Comunidad de Madrid va más allá del IRPF y alcanza otros tributos como Sucesiones y Donaciones, Patrimonio e ITP.

En el caso del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, por ejemplo, un soltero de 30 años que herede bienes por 800.000 euros tendría que pagar unos 1.600 euros en impuestos en Madrid, mientras que en Aragón serían unos 55.500 euros; en Comunidad Valenciana, unos 63.200 euros y en Castilla y León, unos 81.000 euros. Pero sin duda la región que se lleva la palma es Asturias, donde este impueso se 'comería' más de 103.000 euros. No obstante, Madrid no es la comunidad más ventajosa para este gravamen: en Canarias la factura fiscal sería de apenas 134 euros, mientras que en Andalucía y Cantabria no se pagaría nada.

En cambio, en el Impuesto sobre el Patrimonio Madrid vuelve a ser la comunidad más ventajosa, ya que no habría que pagar impuestos por un patrimonio de 800.000 euros. En cambio, en Aragón y Extremadura la factura de este tributo superaría los 1.000 euros, mientras que en Cataluña se pagarían unos 770 euros y en Comunidad Valenciana, unos 540 euros. La Rioja acompaña a Madrid en la parte baja de la tabla con apenas 50 euros. 

Al igual que en el caso anterior, Madrid es la región que más bonifica el pago del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). Y es que, para un tipo de base imponible de 150.000 euros, un madrileño debería pagar unos 9.000 euros por esta figura tributaria. Canarias es la segunda autonomía más ventajosa, con unos 9.750 euros. En cambio, en Cataluña, Cantabria, Galicia y Comunidad Valenciana el importe se elevaría a 15.000 euros.