Información sobre vivienda y economía

Qué pasa si por error renuncias a la devolución del IRPF en favor del Estado

Autor: Redacción

El próximo 1 de abril arranca la campaña de la Renta y termina el 30 de junio de 2020. A la hora de hacer la declaración hay quien comete despistes o errores. Uno de ellos es el de renunciar a la devolución del IRPF en favor del Tesoro Público, en lugar de indicar el número de cuenta bancaria. Pero es posible rectificar la declaración y pedir la devolución.

En abril de 2019 el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña (TEAR) resolvió el caso de un contribuyente que presentó una autoliquidación de la que resultaba una devolución de 1.411,21 euros. Pero dicha devolución fue en favor del Tesoro Público. Al cabo del año, pidió rectificar la autoliquidación, tras asegurar que se equivocó al renunciar a la devolución del IRPF.

Sin embargo, la Agencia Tributaria desestimó tal solicitud por considerar que la renuncia a la devolución del IRPF es una opción tributaria de las del artículo 119.3 de la Ley General Tributaria (LGT) y sólo pueden modificarse dentro del plazo de declaración del impuesto (antes del 30 de junio, es decir, antes del fin de la presentación de la autoliquidación del IRPF).

Este contribuyente llevó el caso al TEAR de Cataluña que le ha dado la razón. Lo primero que hizo el TEAR es analizar si esta renuncia en favor del Estado era una donación, pero llegó a la conclusión de que no. José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, asegura que son dos los motivos: no hubo voluntad real de hacer una donación por la propia solicitud de rectificación presentada. Y, en segundo lugar, no hubo fin altruista.

Por tanto, no fue una donación, sino una equivocación. El TEAR también tuvo que dilucidar si se trató de una opción tributaria de las previstas en el artículo 119.3 de la LGT. Salcedo recuerda que, según el Supremo, en estos casos queda probada la existencia de un error de hecho. Por tanto, la renuncia a la devolución o la devolución por transferencia no suponen el ejercicio de una opción tributaria.

“Cuando se ejercita una opción tributaria, se presupone siempre un resultado tributario distinto, según se escoja una u otra opción. Es lo que pasa, por ejemplo, cuando se ha de optar entre presentar la autoliquidación de forma individual o conjunta. Sin embargo, tales consecuencias jurídico tributarias no existen en el caso de la “opción” entre la renuncia a la devolución del IRPF, y su solicitud de abono por transferencia”, añade Salcedo.

Finalmente, el TEAR de Cataluña consideró que es posible rectificar la declaración en estos casos y pedir la devolución del IRPF.

Cómo pedir la devolución del IRPF

José María Salcedo recuerda que hay que solicitar la rectificación de la autoliquidación presentada y la devolución del ingreso indebido. La rectificación consistiría en modificar el importe de la devolución previamente determinada (que pasaría de importe cero porque se renunció a la devolución, a la que resulte de la propia liquidación del impuesto).