Información sobre vivienda y economía

Los desahucios, entre el drama y la demagogia

resumen de noticias de 2012

Perder el hogar por no poder pagar la hipoteca es un drama que no ha parado de crecer desde que estalló la crisis en 2007 y que desgraciadamente se cuentan por miles en España. El año 2012 ha sido el año cuando con más fuerza han sonado los desahucios y en el que la calle más ha presionado para que los políticos tomen medidas. Sin duda, el extraño hecho de que los ciudadanos hayan rescatado a muchos bancos por no tener dinero y que luego los bancos siguieran desahuciando a la gente por falta de pago aderezado con algunos suicidios que no siempre estaban relacionados con la pérdida de la vivienda alimentó el grito de la calle en contra de estas prácticas

Finalmente y por dos veces, el gobierno tuvo que aprobar medidas para evitar los desahucios de familias en riesgo de exclusión social, no sin antes aclarar que las cifras de cientos de miles de familias perdiendo su vivienda habitual que estaban circulando eran erróneas y estaban siendo utilizadas por algunos grupos para hacer demagogia

Por ello, el verdadero drama de los desahucios se sitúa en un punto intermedio entre los cientos de miles de lanzamientos que las cifras oficiales indican sin desagregar si son viviendas habituales, casas en la playa, alquileres, locales o garajes y que son aprovechadas por algunos grupos para rasgarse las vestiduras y el desprecio con el que los bancos afirman sin apenas despeinarse que ellos no ejecutan casi ningún desahucio. En ambos casos se juega con el drama de miles de familias y merece ser condenado

Para parar el baile de cifras y el impacto social que están teniendo los desahucios en España, el gobierno esté inmerso en la configuración de un mapa real sobre los desahucios en España para 2013. Actualmente conviven varias estadísticas sobre el tema, pero no desglosan las cifras de lanzamientos por impago de hipotecas u otras deudas (por ejemplo con hacienda), ni las que se producen de primera vivienda de otro tipo de inmuebles (segundas residencias, garajes, locales, etc.). Se trata por lo tanto de una estadística que induce a sacar conclusiones erróneas, como otras tantas que existen en España sobre el mercado inmobiliario, como el de casas vacías, cuyas grandes cifras totales son utilizadas para decir que en España existen millones y millones de viviendas vacías que deberían ser destinadas al alquiler sin pararse a analizar si son casas de pueblo o viviendas de 80 años en ruinas

Respecto a los desahucios, la estadística más fiable -pero aún así incompleta- es la que proporciona el consejo general del poder judicial ya que toma los datos directamente de los juzgados. Así, según cifras de este organismo recopiladas por los secretarios judiciales, durante los primeros nueve meses del año se han producido 76.398 desahucios tanto por impago de la hipoteca como del alquiler de la vivienda habitual, segunda residencia o locales comerciales. Se trata de una cifra que enumera el número de desahucios que ha habido aunque sin cuantificar cuántas veces ese drama afecta a una familia y a su vivienda habitual. El vacío ha sido aprovechado por el ministerio de economía y la industria bancaria para cifrar entre 4.000 y 15.000 el número de desahucios de primera vivienda cuyo acreedor es el banco en los últimos cuatro años o después de que el psoe dijera que en cinco años se han desahuciado a 50.000 familias

Sea como fuere, el drama social y la presión de la calle, así como de los organismos defensores de los hipotecados han provocado que el gobierno de Mariano Rajoy haya aprobado ya dos medidas antidesahucios. La primera medida se aprobó en marzo y contemplaba un código de buenas prácticas en España de adopción voluntaria para la banca, con el fin de paliar la situación de los hipotecados en riesgo de exclusión social. Medio año después las asociaciones de consumidores ya tildaban de "ineficaz" y "operación de marketing" este código por ser tan restrictivo y pedir tantos requisitos

Ante este fracaso y ante el número de suicidios de personas que iban a ser desahuciadas, la voz del pueblo pidió cambiar el sistema porque los embargos tampoco solucionan la papeleta al banco, sino que le mete cada vez más en un agujero profundo del que después hay que sacarle entre todos con el dinero de todos. Es llamativo que el caso que hizo movilizarse a los políticos más rápidos fue el suicidio de una mujer cercana al psoe en baracaldo, un caso que a medida que se fueron conociendo después más datos alejaba al desahucio como causa principal y exclusiva del funesto desenlace

No obstante, una encuesta de metroscopia sobre los desahucios indica que el 94% de la población está de acuerdo en que mientras dure la crisis actual, los jueces deberían poder aplazar o suspender el desahucio de quienes no pueden seguir pagando su hipoteca por estar sin trabajo. De hecho, esta medida está incluida en un paquete de propuestas para la agilización y reforma de los procesos civiles presentadas al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por un grupo de magistrados donde se incluye la suspensión o aplazamiento de los desahucios. También es una petición de la Iniciativa Legislativa Popular promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (pah), que lleva meses luchando contra los desahucios

De hecho, algunos jueces denuncian los abusos que ampara el actual marco legal y sugieren transferir a los hipotecados en apuros las ayudas a la banca. Este clamor ha llegado también a Europa. Según un dictamen del tribunal de justicia de la unión europea, las normas que regulan en España los procesos de desahucio por el impago de una hipoteca son incompatibles con las normas europeas de protección de los consumidores, lo que significa que tachan de ilegal la normativa española sobre desahucios

Tras esta presión del pueblo y de altas instituciones y organismos, el gobierno aprobó el pasado mes de noviembre la segunda medida para reforzar la protección a los deudores hipotecarios en apuros, que permite paralizar durante dos años los desahucios de aquellas personas en riesgo de exclusión social, y crear un fondo social de viviendas destinadas al alquiler para las personas que han perdido su vivienda. Antes de aprobar esta segunda medida el ejecutivo de Mariano Rajoy se reunió sin éxito con el partido de la oposición, el psoe, para tratar este drama social e intentar llegar a un acuerdo. Aun está por ver el éxito o fracaso de esta nueva medida, pero las asociaciones de consumidores ya dudan de su eficacia

La preocupación de los propietarios por la depreciación de sus viviendas y el riesgo a perderlas ha ido en aumento ,sobre todo, en aquellos propietarios que necesitan vender y en los que están al borde del desahucio. Actualmente muchos de los afectados por un posible desalojo sufren depresión

 

Noticias relacionadas:

Seis años de caídas del precio de la vivienda y aún queda lastre que soltar

10 grandes frases inmobiliarias que se han convertido en mentira

El banco malo, el niño no deseado que se convierte en la esperanza del sector

El "coitus interruptus" de la desgravación por compra de vivienda y el iva súper reducido

 El alquiler se convierte, por fin, en el ojito derecho del gobierno y la sociedad

Hipotecas 2012: una de cal en medio de bancos de arena

El año en que se limpió la basura inmobiliaria de los bancos

Las estadísticas inmobiliarias siguen en depresión

El ladrillo vuelve a latir en eeuu y sigue vivo fuera de la periferia europea