Información sobre vivienda y economía

La nueva ley hipotecaria se estrena con el peor dato interanual de firma de préstamos desde 2013

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Junio ha sido un mal mes para la compraventa de viviendas y la firma de hipotecas. Y es que, según los notarios, ambas variables han registrado fuertes retrocesos interanuales, coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria.

En concreto, en el sexto mes del año se concedieron 22.261 préstamos para la compra de vivienda, un 16,2% menos que un ejercicio antes, mientras que las compraventas se situaron en 46.527 unidades, con un descenso del 18,9%, arrastradas tanto por las operaciones de vivienda usada como de nuevas. Se trata del mayor descenso interanual desde diciembre de 2013 tanto para las hipotecas como para las transacciones. 

Este resultado se antoja circunstancial, y como consecuencia de la entrada en vigor de la nueva normativa en materia hipotecaria. Y es que entre sus cambios más destacados está la obligación de los bancos de entregar un sinfín de documentación a los clientes y a los notarios, con una antelación mínima de 10 días antes de la firma de la hipoteca, para que pueda ser revisada por el notario y el consumidor pueda aclarar dudas.

Recordemos que las entidades deben remitir la documentación a través de medios telemáticos, y que días antes de que la ley llegara al mercado empezaron a saltar todas las alarmas: muchos bancos no habían tenido tiempo de adaptar sus sistemas informáticos a las exigencias de la normativa, y el Gobierno se vio obligado a aplicar una moratoria de un mes y medio para que el sector empezara a utilizarlos. 

Por si fuera poco, las gestorías acusaron a los notarios de monopolio, al intentar 'colocar' su plataforma telemática como la única herramienta posible, relegando así a las plataformas privadas impulsadas por gestorías y empresas de externalización de servicios. Incluso algunos notarios se unieron a sus críticas. 

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, explica que “las caídas en el número de compraventas e hipotecas constituidas son el reflejo de varias circunstancias: por un lado, muchas hipotecas con la nueva legislación tuvieron que retrasarse para adaptarse a las exigencias de la misma mientras que otras muchas se adelantaron para esquivar ese nuevo marco regulatorio. Por otro, la incertidumbre política que arrastramos desde primavera está haciendo mella en los datos del mercado inmobiliario e hipotecario, y esta situación puede prolongarse durante tantos meses como se tarde en constituir Gobierno". 

Los bancos, añade Encinar, "serán más agresivos en su política hipotecaria pero seguirán siendo exigentes en cuanto a los perfiles de riesgo, lo que no ayudará precisamente a que el número de transacciones aumente. Y por su parte, muchos inversores están en modo “stand-by” a la espera de que se clarifique el escenario político porque dependerá en gran medida de la composición del nuevo gobierno que decidan seguir invirtiendo o retirarse”.

El precio de la vivienda sigue al alza

El precio de las viviendas vendidas, por su parte, sigue subiendo con moderación, al igual que en los meses previos. En concreto, los notarios sostienen que el precio se ha incrementado un 1% interanual, hasta 1.435 por m2. Por tanto, todo parece indicar que tanto la compraventa de casas como la firma de nuevas hipotecas volverán a repuntar en los próximos meses.