Información sobre vivienda y economía

El euríbor se acerca de nuevo a mínimos históricos en julio y abarata más las hipotecas

La media mensual se ha situado en el -0,491%, la cuarta más baja de la serie

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses ha mantenido en julio la tendencia a la baja que inició en el mes anterior y vuelve a apuntar hacia sus mínimos históricos.

El indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España ha registrado una tasa mensual del -0,491% en el séptimo mes del año, frente al -0,484% de junio. Es la cuarta cirfa más baja de la serie histórica, solo superada por diciembre de 2020, y enero y febrero de este año.

Gracias a este nuevo descenso, el segundo consecutivo, los hipotecados que tengan pendiente la revisión anual de su hipoteca se beneficiarán de una rebaja en su cuota, ya que en julio de 2020 el indicador se situaba en el -0,279%. Para un préstamo medio (de un importe de unos 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor + 1%), el ahorro será de unos 11 euros al mes o, lo que es lo mismo, unos 132 euros anuales. 

Sin grandes cambios a corto plazo

Los expertos dan por hecho que el euríbor no registrará grandes variaciones en los próximos meses y que se mantendrá en terreno negativo durante varios años, como mínimo hasta 2024.

Así pues, y más allá de las leves caídas o subidas que pueda experimentar el indicador en los próximos meses, los expertos prevén que la estabilidad sea la tónica general, gracias a que no se esperan grandes cambios en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).

Recordemos que el euríbor lleva en terreno negativo desde febrero de 2016, gracias a las medidas que ha puesto en marcha la máxima autoridad monetaria y financiera de la zona con el fin de impulsar la economía de la eurozona y los precios.

Los tipos de interés en la zona de la moneda común se encuentran en los mínimos históricos del 0,0% desde hace cinco años, mientras que la tasa de depósito (que es el interés que cobra el BCE a los bancos por depositar su excedente de liquidez en las arcas del guardián del euro) sigue en terreno negativo. El guardián del euro también está comprando deuda en el mercado, y ha anunciado recientemente un cambio en sus objetivos estratégicos que tienen como objetivo mantener una política acomodaticia incluso aunque la inflación supere los niveles que considera adecuados.

Hasta ahora, la máxima autoridad monetaria y financiera en la eurozona situaba la cota razonable de la subida de precios ligeramente por debajo del 2%, mientras que ahora ha situado su objetivo en un 2% flexible para evitar tener que subir los tipos de interés si sube la inflación más de lo deseado.