Información sobre vivienda y economía

La calefacción, la luz, el agua y el alquiler se abaratan en 2015, mientras sube el IPC general

Autor: Redacción

Los precios están contenidos en España. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúan el IPC en noviembre en el -0,3%, lo que significa que ha subido un 0,3% en los once primeros meses del año.

Pero no todos los productos están siguiendo la misma línea que los precios generales. Mientras se han encarecido con fuerza muchos productos de la cesta de la compra (los alimentos y las bebidas han subido un 1,8%), se han abaratado los relacionados con la vivienda, que es el grupo que más baja entre enero y noviembre y el segundo que más se ha reducido en los últimos doce meses (solo superado por el transporte).

En concreto, y según el INE,  los precios del aceite se han disparado nada menos que un 23,6% hasta noviembre, mientras que los de las patatas y los productos preparados han crecido casi un 13%. También observamos fuertes encarecimientos en las frutas frescas (su precio ha subido un 8,4%), en las frutas de conserva (4,5%) y en las legumbres y las hortalizas frescas (3,4%). Por encima del 3% también están las prendas de vestir tanto de hombres como de mujeres.

Sin embargo, los productos de la vivienda se han reducido un 2,4%, con la calefacción, el agua, el alumbrado, los alquileres residenciales y los electrodomésticos a la cabeza de los descensos.

En concreto, los precios de la calefacción, el alumbrado y la distribución del agua se han reducido un 4,6% entre enero y noviembre. Se trata de la caída más elevada de los casi 60 tipos de rúbricas que analiza el organismo. La leche es el segundo producto que más se ha abaratado, con un -4,3%.

También cae con fuerza el coste de los electrodomésticos (-1,2%) y el de textiles y accesorios para el hogar (-0,9%). En terreno negativo encontramos además las rentas de las viviendas en alquiler (han bajado un 0,3% en lo que llevamos de año).

Los gastos destinados a la conservación de la vivienda y los artículos no duraderos para el hogar se han encarecido mínimamente en los once primeros meses del ejercicio (+0,1%), lo que significa que su subida acumulada en 2015 es más reducida que la registrada por el IPC general.

En cambio, el precio de los muebles y revestimientos del suelo han subido una décima más que la inflación (+0,4%), mientras que los de utensilios y herramientas para el hogar se han encarecido hasta un 0,6%.