Información sobre vivienda y economía

Dime qué tipo de pareja eres y te diré qué casa comprarás

Autor: Redacción

La compra de la vivienda es quizá una de las decisiones más importantes que uno tomará en su vida. Tanto como escoger la persona que vaya de tu mano y habite ese hogar contigo. Según los datos de un estudio elaborado por Casaktua.com, la demanda de compra de viviendas recae, sobre todo, en parejas, que acaban comprando una casa a corto o medio plazo. El portal inmobiliario ha estudiado su proceso de compra y dónde acaba viviendo cada tipo de pareja.

Los resultados del estudio de Casaktua.com se basan en los motivos de compra, las opciones que barajan, el presupuesto y el conocimiento del proceso hipotecario según la pareja. El análisis también muestra en este tipo de compradores prefieren la compra frente al alquiler.

Los tipos de parejas que han usado para su clasificación son: dinks, millennials, parejas con hijos y séniores. Las millennials se caracterizan por un presupuesto de unos 150.000 euros, bajo conocimiento de las condiciones hipotecarias y suelen ser las que cuentan con menos ahorros para invertir en vivienda, alrededor del 30% del precio final, y los que más ahorros invierten son los séniores, que llegan a desembolsar hasta un 43% del precio final, gastando unos 220.000 por vivienda y teniendo un alto nivel de conocimiento hipotecario.

Los dinks es el acrónimo de 'Doble Income No Kids' (doble sueldo sin hijos) y, como dice su nombre, son parejas con una media de edad entre 30 y 40 años. Ambos con ingresos y sin hijos a su cargo. Este tipo de parejas, según ha detectado Casaktua.com, busca sobre todo pisos y casas adosadas. Un tipo de vivienda familiar y urbanita. Que sea céntrica, próxima a zona comercial y bien comunicada. En el cambio, buscan más extras como jardín, terraza, piscina... Y su presupuesto se fija alrededor de los 200.000 euros. Para la entrada disponen del 37% del precio final. Su nivel de conocimiento en el proceso hipotecario suele ser medio-bajo.

La pareja clásica con hijos optan por pisos o chalets. La vivienda que van buscando debe estar situada en zonas con colegios y parques infantiles, que dispongan de espacios comunes y varios cuartos de baño. El precio al que están dispuestos a pagar está alrededor de los 200.000 por inmueble y para ello, desembolsan un 36% del precio final como entrada. En aspectos financieros, poseen un alto conocimiento del proceso de compra.