Información sobre vivienda y economía

Yoomers, el Wallapop de comida casera para llevar... o disfrutarla en casa del cocinero

Foto: Yoomers
Foto: Yoomers
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

A todos nos gusta la comida casera, pero puede que seas un completo desastre en los fogones. O que no tengas tiempo. O que tu madre se haya negado ya a darte más tuppers (que además, nunca le devuelves). O que no tengas tiempo para comer en casa cada día.

Sí, puede que algún día te prepares un tupper, cuando has aprovechado para cocinar el finde. Pero no te duran toda la semana y entonces, toca tirar de restaurante. Y la oferta que tienes alrededor de la oficina la tienes más que vista y además, te cuesta un pico. ¿Cómo puedes entonces comer cada día casero sin cocinar ni dejarte la cartera en ello? Para responder a esta pregunta ha llegado al mercado Yoomers, una plataforma que pone en contacto a cocinillas y amantes del buen comer.

A través de su web o de la app, podrás ver quién ofrece una comida (o cena) casera cerca de donde estés en ese momento. Miras las ofertas para la franja horaria que te interese, ves el menú y el precio, reservas y ya tienes asegurada una comida en casa de los denominados anfitriones.

¿Te parece una locura sentarte a comer en el salón o la cocina de un perfecto desconocido? Bueno, puede que sí, pero, ¿quién nos iba a decir hace unos años que ligaríamos a través de una app o que viajaríamos compartiendo coche con personas que antes nunca habíamos visto? Pues eso: Yoomers no es más que una oportunidad, en este caso gastronómica, que permite conectar a amantes de la cocina con otros que quisieran comer en casa cada día, pero no pueden. “Es más que una comida casera en buena compañía. Yoomers es una experiencia, una comunidad de personas que comparten historias y recetas, que hacen la sociedad más colaborativa”, afirma Miguel Escassi, CEO de Yoomers. 

La plataforma, que lleva operativa unos meses, primero lanzó una versión beta para anfritiones (los cocinillas) para testar la acogida del público. Actualmente cuenta con unos 100 anfitriones y unos 400 usuarios, en varias ciudades españolas además, porque no querían estar presentes solo en Madrid y Barcelona. “Además nos hemos llevado la sorpresa de que se están apuntando como anfitriones muchas personas mayores que cocinan bien y que habían dejado de hacerlo porque no tenían para quién”, afirma.

El funcionamiento es sencillo. Anfitriones (los que cocinan) e invitados (los que pagan por comer) se dan de alta en la web. Cada uno cuenta con un perfil, en el que pueden recibir valoraciones de otros Yoomers con los que hayan compartido experiencias y mejorar así su imagen dentro de la comunidad. Los anfitriones son los que deciden en qué horas, qué días y cuánto quieren cobrar por sus platos, en ningún momento lo determina la plataforma. Además de poder crear menús para almorzar o cenar tanto de lunes a viernes, como los fines de semana, existe la opción “Para Llevar”, que permite al invitado llevarse la comida en un tupper eco sostenible para consumirla donde quiera. 

Asimismo, las reservas no suponen un compromiso para ningún usuario. Los anfitriones pueden controlar qué reservas aceptan y cuales rechazan, según sus preferencias, y los invitados tienen la posibilidad de cancelar la reserva sin mayor coste que la “Comisión de invitados”.

Y, en todo momento puedes contactar con el anfitrión, existen opciones para alergias e intolerancias y tienes todo tipo de información sobre los platos, también, fotos.

¿Por cuánto puedes comer? Sin duda, es mucho más económico que un restaurante: tajine de verduras por 3 euros, menú chileno por otros 3, guiso de guisantes con huevo pochado por 4 euros; gazpacho y salmón con verduras por 4,5 euros (con bebida, pan y café incluidos), una fabada casera (con pan y buen vino tinto, según publicita el anfitrión) por 5 euros, lasaña de ternera por 2, etc. Y, como sus creadores defienden ya no es solo la comida, sino la experiencia de comer en casa ajena y conocer a nuevas personas.

Esta plataforma food tech se lleva un porcentaje por realizar la intermediación entre anfitriones y usuarios. “Somos ambiciosos, en 2020 queremos llegar a los 30.000 usuarios”, explica Escassi.