Información sobre vivienda y economía

Éstas son las catapultas que va a utilizar España para crecer al 3% este año

Los organismos nacionales e internacionales calculan que la economía cerrará 2015 con un crecimiento cercano al 3% y marcará el ritmo de la recuperación europea. Pero, ¿en qué basan sus cálculos? Todos argumentan factores como el tirón del turismo, la reactivación del crédito, la mayor renta disponible en los hogares, la creación de empleo, el precio bajo del petróleo y la debilidad del euro. “Ahora, por fin, tenemos el viento a favor”, aseguran.

“Si nada se tuerce en lo que queda de año, la economía española no tendrá problemas para crecer un 3% como dicen todas las previsiones”. Así de contundente se muestra Juan Carlos Martínez Lázaro, economista de IE Business School, sobre el comportamiento que tendrá el PIB en el presente ejercicio.

En las últimas semanas, un sinfín de organismos ha revisado al alza sus pronósticos para España y han determinado que el PIB avanzará al menos un 3% en 2015. Lo cree el Fondo Monetario Internacional, la agencia de calificación Standard&Poor’s, la patronal empresarial, el Banco de España, los servicios de estudios de la gran banca y el propio Gobierno. Algunos, incluso, creen que la mejora llegará al 3,3%.

Pero, ¿en qué basan sus vaticinios? ¿Qué ha cambiado para que en dos ejercicios pasemos de estar en recesión a liderar el crecimiento en Europa?  Los expertos consultados por idealista/news creen que España cuenta con motores suficientes como para conseguirlo.

“Es una respuesta natural al ciclo económico. Después de haber sufrido dos recesiones casi consecutivas, es normal que ahora la recuperación esté siendo más espectacular. Y no podemos olvidar que hemos corregido muchos desequilibrios y muchos excesos que ahora nos permiten crecer de forma más sana”, estima José Luis Álvarez, director del Departamento de Economía de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra (UNAV).

Ahora bien, los expertos reconocen que el crecimiento económico no solo vendrá determinado por méritos propios, sino también algunos factores externos. “Solo con los motores internos España crecería alrededor del 2%, pero tenemos que sumar las buenas noticias que llegan desde el exterior, que proporcionarán un avance extra cercano al 1%”, añade Martínez Lázaro.

En concreto, a la buena marcha del turismo, la reactivación del crédito, la mayor renta disponible que tienen los ciudadanos y la creación de empleo se unen un tipo de cambio favorable para Europa, un precio del petróleo contenido y el plan extraordinario activado por el Banco Central Europeo. Resumimos las razones de cada factor:

1. El turismo seguirá batiendo récord. El turismo es, según los expertos, una de las puntas de lanza del crecimiento económico y  uno de los factores que más tirará del PIB este ejercicio. “Estamos batiendo récords en número de visitas y en gasto de los visitantes. El turismo es algo que nos va a venir bien siempre”, opina Álvarez.

Según calcula el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC por sus siglas en inglés), la actividad turística representó en 2014 el 15,2% de la economía y la buena noticia es que las previsiones para este ejercicio son, cuanto menos, alentadoras. Entre enero y mayo recibimos 22,5 millones de turistas, un 5% más que un año antes, y si tenemos en cuenta que en 2014 cerró con el récord de visitantes (casi 65 millones), todo apunta a que en 2015 se renovarán los máximos.

2. El crédito empieza a recuperarse. La banca, poco a poco, está abriendo el grifo del crédito a familias y empresas. El Banco de España asegura que entre marzo de 2014 y enero de 2015 las entidades concedieron al sector privado cerca de 280.000 millones de euros y empezaron a aceptar cada vez más peticiones de financiación. “El crédito por fin está empezando a fluir. Ya lo hizo el año pasado y lo está volviendo a hacer en este ejercicio”, insiste Martínez Lázaro.

Desde la patronal bancaria confían en que a finales de este año se produzcan avances incluso en el aumento del stock total del crédito, mientras el regulador financiero reconoce que "los datos relativos a los volúmenes concedidos y los tipos de interés de las operaciones nuevas, así como a las tasas de aceptación de solicitudes de préstamos por parte de las entidades, apuntan en la dirección de una mejora en la evolución del crédito".

3. Más renta disponible y más demanda interna. La reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero trajo consigo una reducción del Impuesto de la Renta que en este mes vivirá su segunda parte. Aunque la previsión del Gobierno era aplicar una nueva reducción en enero de 2016, la medida tendrá efectos en la nómina de este mes.

Solo con la nueva rebaja, el Gobierno calcula que los contribuyentes se ahorrarán vía IRPF unos 1.500 millones de euros, lo que se traduce en un ahorro medio de unos 12 euros mensuales, cifra que se suma a los 30 euros extra de la rebaja de principios de año. “Este descenso se tiene que notar algo, porque al final los españoles tenemos un poco más de dinero para gastar”, añaden los expertos, quienes insisten en que “el tirón del consumo consolidará la recuperación económica en nuestro país".

4. Creación de empleo. España está creando empleo a buen ritmo y lo está haciendo con menos crecimiento económico del que se necesitaba en tiempos de bonanza. En 2014 se crearon 410.000 puestos de trabajo, mientras que hasta junio se ha generado otro medio millón, según han adelantado fuentes del Ministerio de Economía.

Si la Encuesta de Población Activa (EPA) confirma estos datos a finales de mes, la economía habrá alcanzado en seis meses más del 80% del objetivo de todo el año (que se sitúa en 600.000 puestos de trabajo).  

“Esto, sumado a todo lo anterior, al final tiene efectos en el consumo, por lo que la inversión empresarial irá detrás. Si más gente está en disposición de comprar más, las empresas tendrán que producir más. A esto se une que, de forma indirecta, aumenta el nivel de confianza, lo que anima a gastar más”, añade Lázaro.

5. Bajo precio del petróleo. El precio del barril de petróleo sigue situándose en unos niveles moderados y la previsión de las grandes casas de análisis internacionales es que continúe estable en los próximos meses. La previsión es que al cierre de año se sitúe entre 60 y 70 dólares por barril, frente a los más de 100 dólares que llegó a costar el pasado verano.  

Aunque parezca una razón de poco peso, el petróleo barato aumenta la renta de familias, empresas y Estado, ya que deben destinar menos recursos económicos para comprarlo. “Ha sido un regalo sorpresa que hemos tenido y nos puede impulsar, al menos, medio punto adicional”, recuerda Lázaro.

Pero, ¿por qué es tan importante? Como recuerda Víctor Echevarría, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), España es el gran país de la eurozona que más importa petróleo en relación a su economía. “En Francia supone alrededor del 9%; en Italia, cerca del 10%; en Alemania, algo menos del 12% y en España, aproximadamente el 12,3%. Esto explica que un precio en niveles razonables es un filón para el crecimiento”, añade.

6. El euro y las exportaciones. Otro de los factores que está tirando al alza de la economía es la debilidad del euro y su impacto directo en las exportaciones, que ya equivalen al 32% del PIB español según el Banco Mundial. “Un euro más depreciado frente a otras divisas (el dólar estadounidense o, la libra británica o el yen japonés) ayuda al sector exterior y puede aportar medio punto adicional de crecimiento a España”, calcula el economista de IE.

Las últimas cifras al respecto miran en la buena dirección: abril cerró con un récord de ventas al exterior tanto en términos mensuales (casi 21.000 millones) como acumulados (en los cuatro primeros meses rozaron los 82.000 millones).  ¿Y qué dicen las previsiones? Las de la consultora EY apuntan a que “las exportaciones crecerán un 4% este año (en 2014 aumentaron un 2,5%) y el 5,3% en 2016 gracias al euro y al repunte de la demanda de los mercados desarrollados”.

7. El plan del BCE. Otra de las palancas externas es el multimillonario plan de compra de activos que activó el Banco Central Europeo (BCE) en marzo. "Su plan (bautizado como QE) está facilitando las condiciones de financiación de países, empresas y familias, sobre todo en aquellos países donde las condiciones financieras eran más complicadas, como el nuestro. Aquí el beneficio del QE es mayor”, subrayan desde AFI.

Aunque en las últimas semanas las tensiones entre Grecia y sus acreedores internacionales están elevando el coste de financiación, lo cierto es que España está logrando consiguiendo dinero en los mercados a unas condiciones muy ventajosas. “Ni con los visigodos nos financiábamos tan barato”, bromea AFI, que concluye que “hasta ahora, España ha tenido que avanzar con el viento en contra, pero ahora lo tenemos a favor y nos va a impulsar”.