Información sobre vivienda y economía

Bankia y BMN se vuelcan en soltar lastre inmobiliario antes de su posible fusión

Autor: Redacción

Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) están acelerando la limpieza de sus balances de cara a su posible integración. Mientras que su principal accionista, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), elige al experto independiente que analizará la viabilidad de la fusión, las dos entidades se están volcando en soltar lastre inmobiliario.

Bankia, por ejemplo, está cerrando estos días los últimos detalles de una operación bautizada como ‘Proyecto Tizona’, basado en traspasar 500 millones de euros en hipotecas morosas y créditos a empresas con colateral inmobiliario al fondo Waterfall, liderado por dos exbanqueros de Merrill Lynch que formaron parte de los que crearon el mercado de titulizaciones en Estados Unidos, considerado el punto de partida de la burbuja de las hipotecas subprime.

La operación podría proporcionar al banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri unos ingresos de hasta 200 millones de euros y se convertirá en una de las mayores desinversiones hipotecarias que ha realizado una entidad española en toda la crisis.

BMN, por su parte, ha puesto a la venta el ‘Proyecto Tito’, formado por unos 130 millones de euros en créditos dudosos divididos en dos carteras. Esta operación llega al mercado mientras sigue abierto el proceso de traspaso del 'Proyecto Stream', formado por algo menos de 2.000 activos inmobiliarios valorados en 300 millones de euros.

La fusión no es el único camino

A pesar de que hay muchas papeletas para que ambas entidades se fusionen, lo cierto es que el Frob aún no ha descartado otras alternativas, como la subasta de BMN.

Para que se produzca la integración entre ambas entidades la operación debe ser viable, suponer un valor para los accionistas y acelerar la devolución de los 23.600 millones de euros públicos que recibieron.

En los próximos días está previsto que el Frob elija al experto que deberá analizar la unión, que Bruselas autorice la operación y que el próximo Gobierno cambie la normativa para alargar el periodo de desinversión en ambos bancos.