Información sobre vivienda y economía

La fusión entre Bankia y BMN da su primer paso

La nueva oleada de concentraciones bancarias ha dado hoy sus primeros pasos y tiene como protagonistas a Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN).

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que va a analizar la fusión entre ambas entidas financieras, dos de las que recibieron ayudas públicas por valor de 23.600 millones de euros (22.000 fueron a parar a Bankia) y que se convertirían en la cuarta entidad financiera más importante de España, tras Santander, BBVA y Caixabank.

"Con fecha de hoy, el FROB ha comunicado a Bankia el acuerdo adoptado por su Comisión Rectora a fin de poner en marcha las medidas necesarias para analizar la reordenación de sus entidades de crédito participadas, mediante la fusión Bankia y Banco Mare Nostrum explorando, al mismo tiempo, otras posibles alternativas", señala el comunicado, que también deja claro que "se trata exclusivamente de una actuación de estudio sin que, hasta el momento, se haya tomado decisión alguna para que la mencionada transacción se lleve a cabo. De tomarse alguna decisión, se realizaría el correspondiente anuncio".

El Frob justifica la posible integración asegurando que su finalidad sería maximizar el valor de ambas entidades para todos sus accionistas y, por tanto, optimizar la capacidad de recuperación de las ayudas públicas.

Y es que, según un informe reciente del Banco de España, las entidades financieras que necesitaron dinero público para seguir a flote apenas han reembolsado un 5,2% de los fondos recibidos. Así pues, de los 51.303 millones que aportó el Estado desde 2009 a través del Frob se han recuperado 2.686 millones. Dicho de otro modo,de los 1.160 euros que tuvo que 'poner' cada español para evitar su quiebra, solo se han recuperado hasta la fecha 58 euros.

El Frob también ha anunciado que encargará a unos asesores independientes que analicen la viabilidad de la operación, que se produce con un Gobierno en funciones y en un momento de alta tensión para el sector financiero europeo.

Mientras el mercado apunta a un rescate de Deutsche Bank, entidades como Commerzbank y Popular han anunciado ajustes de plantilla y otras como Unicredit están buscando diferentes fórmulas para captar recursos que le permitan sobrevivir a un escenario de tipos en mínimos como el actual. Esta misma mañana, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguraba que el sector financiero no podrá aguantar durante mucho tiempo la presión que provocan los créditos ultrabaratos sobre su margen.

Fusiones necesarias, pero no urgentes

Los expertos llevan meses insistiendo en que la reestructuración de la banca española todavía no ha llegado a su fin, a pesar de las integraciones que se produjeron hace unos años, el cierre de oficinas, los despidos y la una multimillonaria inyección de dinero público que han recibido.

“El principal problema de la banca española, y en general de la europea, es el daño que está haciendo el reducido nivel de los tipos de interés por las medidas expansivas del BCE. Con unos tipos tan bajos, el margen financiero es muy reducido y, por tanto, la rentabilidad que se obtiene con el negocio bancario. Como se trata de un factor exógeno sobre el que la banca no puede hacer nada, no hay más remedio que recortar costespara recuperar rentabilidad. Y la vía más adecuada para hacerlo es a través de fusiones, ya que se aprovechan economías de escala y se puede ajustar aún más la capacidad instalada”, explicaba a idealista/news Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia.

Y es que el mercado da por hecho que habrá más fusiones y sitúa a BMN y Liberbank entre las entidades 'comprables' por la gran banca o la propia Bankia.