Información sobre vivienda y economía

El interés que aplican los bancos a su cartera de créditos se desploma un 20% en un año

Autor: Redacción

Los bancos cada vez ingresan menos por su cartera crediticia. La fuerte competencia que está llevando a cabo el sector para conceder nuevos préstamos en un mercado con el precio del dinero está en mínimos históricos está reduciendo a marchas forzadas el tipo de interés que el sector financiero aplica a su cartera de créditos.

En solo un año (entre marzo de 2015 y 2016), el interés medio que aplica la banca al saldo vivo de préstamos a familias y empresas se ha reducido una quinta parte. En concreto, el tipo medio de los créditos hipotecarios concedidos a los hogares ha bajado del 1,82% al 1,45% en 12 meses, mientras que el de los préstamos a las empresas ha pasado del 2,77% al 2,26%.

La caída no es baladí. Y es que no podemos olvidar que la financiación hipotecaria y a las empresas supone aproximadamente el 87% del stock financiado y que estamos hablando de un volumen de préstamos en circulación que ronda 1,2 billones de euros.

De dicha cantidad, según los datos del Banco de España, aproximadamente unos 555.000 millones son deuda hipotecaria y, sobre ellos, la banca ha dejado de ingresar unos 2.000 millones de euros solo en intereses.

Esta reducción responde a varios factores simultáneos en el tiempo. Por un lado, el BCE mantiene los tipos de interés oficiales en la eurozona en mínimos históricos (desde marzo están en el 0,00%), ha ampliado la cantidad de activos que compra mensualmente bajo el paraguas de su programa QE y ha anunciado que realizará varias subastas de liquidez para que los bancos sigan haciendo circular el dinero por la economía; es decir, que llegue a empresas y familias.

A ello se suma que la banca está librando una batalla en lo que a intereses crediticios se refiere con el fin de destacar entre los competidores y conceder más préstamos sobre los que aplicar intereses.

Todo esto sin olvidar que el euríbor a 12 meses, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España, lleva desde febrero en terreno negativo, lo que está reduciendo la cuota mensual de las hipotecas que, de momento, solo están sujetas a los diferenciales. Recordemos que en las hipotecas variables el interés final se calcula sumando el euríbor y el diferencial que aplica el banco.

El sector tiene otro frente abierto en el terreno hipotecario: la supresión de las cláusulas suelo. Los tribunales ya han declarado nulas estas cláusulas, por lo que la banca deberá devolver el dinero cobrado de más al menos desde mayo de 2013, lo que tendrá un impacto para el conjunto de las entidades de unos 5.300 millones de euros según calcula Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Todos estos factores simultáneos en el tiempo están reduciendo los intereses que aplican los bancos a los créditos y están convirtiendo a España en uno de los países con las condiciones de financiación más favorables para los clientes, ya sean particulares u organizaciones.

Los datos del BCE apuntan a que somos el segundo país de la eurozona con el tipo de interés sobre las hipotecas más bajo (solo en Alemania es inferior), mientras que el interés que pagan las pymes, a pesar de estar por encima de la media de la eurozona, es inferior al de países como Holanda, Portugal o Irlanda.