Información sobre vivienda y economía

El plan de barrios de Colau podría expulsar al inversor inmobiliario del centro de Barcelona

La Rambla, calle vertebral de Ciutat Vella.
La Rambla, calle vertebral de Ciutat Vella.

El Ayuntamiento de Barcelona presentó ayer el plan de barrios del Raval Sur y el Gòtic Sur, el epicentro de la ciudad y punto neurálgico del interés turístico. Del informe se desglosa una intención de fortalecer al vecino a través de rehabilitación de fincas, activación de comercios de proximidad, creación de equipamientos municipales para el barrio y la transformación de Can 60, una antigua fábrica textil, en viviendas públicas. La operación supondrá cerca de 23 millones de euros y tiene dos objetivos: frenar la inversión inmobiliaria y alejar la gentrificación que impera en la zona desde hace décadas. 

El plan de barrios es uno de los proyectos más ambiciosos del actual gobierno municipal encabezado por Ada Colau. La intención no es otra que promover unas condiciones "más dignas y asequibles para los vecinos". Se pondrá en marcha el mes que viene, tal como informó la regidora responsable del distrito Ciutat Vella, Gala Pin. El Consistorio está ultimando los detalles de las que llamaron "cláusulas antigentrificación", anunció Pin, y con el que se propondrán quince criterios para orientar el plan de barrios.

 La regidora no quiso desvelar qué futuras condiciones antigentrificación preparan con la intención de "no alertar a los que especulan", pero sí avanzó que promoverán medidas que faciliten la rehabilitación de viviendas, para evitar la expulsión del vecindario habitual y evitarán la plusvalía por las mejoras. Pin explicó que se pondrá en marcha en Ciutat Vella como prueba piloto, para luego "extenderlo al resto de la ciudad". 

Otra de las medidas que anunciaron fue la transformación de Can 60, una antigua fábrica textil del Raval que ya compró el Consistorio en septiembre de 2016 a un grupo inversor, Jäger & PAchowiak. La adquisición se hizo con el objetivo de convertir el espacio en equipamiento para el barrio y, según avanzaron ayer, finalmente será para albergar viviendas públicas en su lugar