Información sobre vivienda y economía

Sale a bolsa la segunda mayor socimi de España: quién la controla y qué activos tiene en cartera

Ha tardado en llegar, pero General de Galerías Comerciales (GGC) ya tiene fijado en el calendario la fecha de su estreno en bolsa.

Varios meses después de iniciar el proceso, esta socimi ha conseguido el visto buen para empezar a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) el próximo 4 de julio a un precio de 79 euros por acción. Una cifra que le confiere un valor de mercado de unos 2.054 millones de euros. De las casi 40 socimis que hay cotizando actualmente en el mercado doméstico, tan solo el gigante Merlin Properties supera dicho montante (vale unos 5.270 millones).

Su capitalización dejará muy atrás a vehículos tan famosos y asentados como Hispania (unos 1.600 millones de euros), Axiare (1.180 millones) y Lar España (730 millones). Y, por supuesto, liderará el sector de las socimis presentes en el MAB. Solo Colonial podría robarle la plata si finalmente los accionistas aprueban reconvertir la inmobiliaria en una socimi. Tras regresar al Ibex 35 nueve años después de abandonar el indicador, la capitalización de la compañía ronda actualmente los 3.000 millones de euros.

Pero, ¿qué tiene esta sociedad de inversión para colarse directamente a la cabeza del sector? La respuesta está en unos activos muy diversos y diversificados. En su portfolio, valorado por la consultora CBRE en 2.007 millones de euros, encontramos viviendas, suelos, oficinas locales y comerciales y, sobre todo, centros y parques comerciales muy importantes. Son la joya de la corona del vehículo y, según reza el folleto de incorporación al mercado, no tiene ninguna intención de ponerlos en venta.

Entre los más de 60 activos que tiene en propiedad están, por ejemplo, unas oficinas en la calle Goya de Madrid, varias viviendas en Marbella, suelos en Madrid, Marbella, Barcelona o Zaragoza y locales en Cartagena.

Pero, sin duda, sus activos estrella son el Parque Comercial La Cañada (Marbella, Málaga), el Parque Comercial Nevada (Armilla, Granada), el Centro Comercial Mataró Parc (Mataró, Barcelona), el Parque Comercial Gran Plaza (Roquetas de Mar, Almería), el Centro Comercial Mediterráneo (Almería) y el Parque Comercial Las Dunas (Sanlúcar de Barrameda, Cádiz). El valor de mercado actual de estos seis centros asciende a 1.834,6 millones de euros, lo que supone un 91% de toda su cartera.

Entre los seis suman unos 350.000 m2 de superficie, unas 12.000 plazas de aparcamiento y más de 800 tiendas. Además, y según los datos que aparecen en la documentación oficial, la tasa de ocupación de dichos centros se encuentra entre el 84% y el 98%, excepto el de las Dunas, cuya ocupación ronda el 52%.  

De todos ellos, los más valiosos son el granadino Nevada y el marbellí La Cañada, cuyos valores de mercado se sitúan en 545 millones y 675 millones, respectivamente. Para hacerse una idea de lo elevada que es la cifra, basta recordar que el madrileño Xanadú se vendió recientemente por 530 millones de euros, firmando una operación récord en los centros comerciales en España. El barcelonés Diagonal Mar, por su parte, se traspasó por 490 millones de euros, mientras que el zaragozano Puerto Venecia se vendió por 451 millones de euros.

Puede que más de uno piense que detrás de esta sociedad hay un gran fondo de inversión internacional, pero lo cierto es que el 99,6% del capital está en manos de una sola persona: el empresario murciano Tomás Olivo López, que en el pasado fue investigado y absuelto por el famoso ‘caso Malaya’. Está especializado en el sector y, sobre todo, en la gestión de grandes centros comerciales. Su participación equivale a 25,82 millones de acciones.

El resto del capital (89.415 acciones) está repartido entre 25 inversores minoritarios, entre los que destacan 16 accionistas que tienen vinculación familiar con el empresario y otros 9 independientes. De hecho, varios miembros de su familia forman parte del consejo de administración que él mismo preside. Por ejemplo, Sonia Raquel y María Dolores Olivo Sánchez, que ocupan los cargos de secretaria consejera y consejera, respectivamente.

Una socimi sin deuda

Según explica Armabex, firma que ha actuado como asesor registrado en su proceso de salida a bolsa y como coordinador global de toda la operación, con la salida a bolsa Tomás Olivo se posiciona como “uno de los líderes del sector en España a la altura de grandes player internacionales como son Unibal Rodanco o Sonae Sierra y otros fondos inmobiliarios que operan con centros comerciales”.

Además, Armabex sostiene que se trata de una sociedad que no tiene deuda. Todo el dinero que invierte proviene de recursos propios, por lo que nunca ha recurrido a la banca para financiar su desarrollo. También afirma que la cifra de negocios aproximada de la compañía ronda los 87 millones de euros y que la sociedad desarrolla toda la cadena de valor de la actividad, desde la compra de un suelo, hasta la explotación de los inmuebles, pasando por la construcción mediante constructoras afines.

Según explica el comunicado de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Banco Sabadell actúa como proveedor de liquidez de la compañía, cuyo objetivo con la salida a bolsa es maximizar los ingresos a medio plazo y la rentabilidad de las inversiones de los activos inmobiliarios en cartera relacionados con los centros comerciales.