Información sobre vivienda y economía

Así es el fondo israelí que se ha convertido en el primer accionista de Neinor Homes

Autor: Redacción

Desconocido en España, el fondo israelí Adar Capital Partners ha saltado al primer plano de la actualidad bursátil gracias a su gran apuesta por la promotora inmobiliaria Neinor Homes. En plena caída de la cotización, Adar ha construido una participación que le convierte en el primer accionista de Neinor (tras la salida del que fuera su accionista mayoritario, Lone Star) con el 23,6% del capital.

Con su irrupción en la inmobiliaria, el fondo con base en Jerusalén hace una apuesta decidida por el sector inmobiliario español o, lo que es lo mismo, por la recuperación de la economía nacional. Los más de 250 millones de euros invertidos en Neinor son la primera gran apuesta de un fondo de Israel en el sector inmobiliario español, donde la presencia de inversores de esta nacionalidad era hasta ahora muy reducida.

Psagot Mutual Funds, una gestora con sede en Tel Aviv, cuenta con pequeñas participaciones en las socimi Merlin Properties y Axiare. Ahora, las compras continuadas de Adar Capital completan una foto fija más potente y significativa, que se suma fuera del universo de lo cotizado a las últimas adquisiciones de inversores israelíes en España como las realizadas por el fondo MSDR Investments, entre ellas el segundo centro comercial más grande de Vigo.

Adar, que ha visto aceptada su propuesta de contar con dos consejeros dominicales en Neinor (Jorge Pepa y Francis Btesh) para hacer valer su participación de referencia en la compañía, es un potente inversor con más de 25 años de andadura en los mercados cuyas inversiones han puesto el foco históricamente en los mercados europeo y latinoamericano. Y con gran éxito, al menos en los dos últimos años.

En 2017, Adar (que gestiona alrededor de 1.300 millones de dólares) ofreció a sus inversores retornos del 35%, que se suman al 33% registrado el año anterior. Además de las jugosas ganancias obtenidas gracias a su apuesta por los bonos portugueses, la compra de acciones de empresas inmobiliarias ha sido el otro gran motor en estos últimos ejercicios.

Fuera de España, una de las más importantes es la alemana Leg Inmobilien, de la que controla alrededor de un 17% del capital. La compañía germana ha protagonizado un rally de enormes dimensiones en bolsa en sus cuatro años como empresa cotizada, en los que ha subido desde los 37 hasta los 95 euros. Y aunque esté baja ligeramente, cuenta con el beneplácito de los analistas: el 63% recomienda comprar.

Ahora, gran parte de los rendimientos futuros de Adar también dependerá de su apuesta de altos vuelos por Neinor. La empresa está pagando en Bolsa (pierde más de un 15% en lo que va de año) el gran impacto negativo provocado porque la compañía ha rebajado el objetivo de entrega de viviendas hasta 1.000 unidades desde 1.374 en 2018 y hasta 2.000 desde 3.000 en 2019.