Información sobre vivienda y economía

Seopan: "La falta de inversión en infraestructuras pone en peligro la competividad de la economía"

Julián Núñez, presidente de Seopan / Foto: APIE
Julián Núñez, presidente de Seopan / Foto: APIE

España tiene un déficit multimillonario de inversión pública en infraestructuras... lo que podría tener graves consecuencias para sus dos motores económicos: el turismo y las exportaciones.

Así de claro lo ha dejado Julián Núñez, presidente de la asociación de constructoras y concesionarias de infraestructuras Seopan, durante unas jornadas celebradas en Santander. Según sus cálculos, a corto y medio plazo entre el Estado y las CCAA deberían invertir hasta 114.000 millones de euros en infraestructuras de elevado impacto social, teniendo en cuenta las relacionadas con el medioambiente (gestión del agua, tratamiento de residuos...), con el transporte y la movilidad (carreteras, trenes, metros...) y con los servicios públicos prioritarios: la sanidad y la educación.

La patronal recuerda que la inversión pública en infraestructuras está actualmente en mínimos históricos y que en el bienio 2018/2019 aumentará la brecha que separa en esta materia a España de las principales potencias europeas.

Según Seopan, actualmente estamos invirtiendo un 60% menos que en 2007, después de que la inversión en infraestructuras haya sido la partida que más ha notado la crisis: de todo el ajuste en el gasto público, las infraestructuras se han ‘comido’ el 45% y lo peor es que el ritmo de contratación de nuevos proyectos no termina de remontar: al ritmo de contratación actual España tardaría, al menos, cuatro décadas en resolver el déficit inversor acumulado en infraestructuras prioritarias.

Por otro lado, la asociación prevé que en este año y el próximo la inversión española estará un 63% por debajo de la media de los cuatro grandes países europeos: Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

Las consecuencias de la no inversión

Núñez lo tiene claro: uno de los grandes damnificados sería la competitividad de la economía. “Si no seguimos invirtiendo se verá afectada la competitividad. No podemos olvidar que los millones de turistas que nos visitan cada año no solo vienen por el clima o la gastronomía, sino porque tenemos muy buenas infraestructuras. Y no son eternas, ni se mantienen por sí solas. Además del turismo podría afectar a las exportaciones (que necesitan buenos transportes), y somos el segundo país europeo tras Alemania en el que más pesa el sector exterior sobre la economía”, ha insistido.

Por otro lado, ha alertado de que la falta de mantenimiento de las infraestructuras existentes y la puesta en marcha de otras nuevas podría perjudicar al bienestar social, ya que “impacta en la cohesión territorial, en la movilidad urbana y accesibilidad a las ciudades o en la contribución a la mejora medioambiental”.

Los beneficios de invertir

Seopan sostiene que la inversión en infraestructuras genera un enorme impulso en materia de actividad económica, retorno fiscal y creación de empleo. Por ejemplo, se generan 14 puestos de trabajo por cada millón de euros invertido y se consigue un retorno fiscal del 49% por cada euro que se invierte.

El sector privado, la salvación

Núñez es consciente de que el coste de la protección social en España (pago de las pensiones, el paro...) y las exigencias presupuestarias sujetas al proceso de consolidación fiscal supondrán un freno para las futuras inversiones públicas en infraestructuras, por lo que la tabla de salvación pasa por una mayor colaboración con el sector privado.

“Desde 2012, esta colaboración prácticamente no ha existido y es la mejor alternativa posible. Tenemos un tejido empresarial que es líder en el sector (las grandes empresas trabajan en más de un centenar de países) y somos muy competitivos en precio. Además, no alteraría la titularidad pública de las infraestructuras”, ha recalcado.

¿Y qué pasa con las inversiones fallidas?

La patronal sostiene que "no se puede negar que en España se han hecho cosas mal. Claro que ha habido malas inversiones, como en cualquier país del mundo, pero su peso es inferior al 2 por mil en los últimos 30 años. Es importante recordar que hemos creado un stock de infraestructuras superior al de Francia habiendo invertido la mitad, ¿cómo lo hemos hecho? Con eficiencia y eficacia, que han sido excelentes", ha recalcado Núñez, quien ha recordado que tenemos el segundo mayor gestor aeroportuario del mundo (Aena), el segundo mejor tren de alta velocidad y una de la red de carreteras más importantes de Europa.