Información sobre vivienda y economía

Las medidas que proponen los empresarios para que España capte más inversión extranjera

Autor: Redacción

España es un país con mucho potencial para los inversores extranjeros. Desde que la economía tocó fondo en 2013, son muchas y muy variadas las empresas que han decidido entrar en el mercado doméstico para aprovechar el cambio de ciclo.

Solo durante el primer semestre del año, la inversión extranjera en España se situó alrededor de los 18.052 millones de euros, una cifra que supera en un 21% a la registrada en 2017 y en un 43% la media del último lustro. 

Sin embargo, nuestro país todavía pone muchos obstáculos para atraer más capital foráneo, como por ejemplo un marco fiscal desfavorable, un mercado laboral que necesita más flexibilidad o las trabas burocráticas. Y es que, según los últimos datos del Banco Mundial, es más difícil hacer negocios en España que en Azerbaiyán o Kazajistán. Además, la inversión doméstica en el exterior supera a la que captamos, lo que podría suponer un desequilibrio para la economía ahora que nos adentramos en un momento de desaceleración económica global.

En este contexto, los empresarios piden facilitar la llegada de nuevos inversores a través de una serie de medidas:

1. Eliminar trabas burocráticas

Es uno de los reproches más habituales que hacen los empresarios a la Administración Pública. Se quejan de que se tarda mucho tiempo y son necesarios varios trámites para conseguir el visto bueno administrativo para un proyecto. Según el Banco Mundial, son necesarios 13 trámites y 147 días para obtener un permiso de construcción en España, como por ejemplo para construir un nuevo almacén.

2. Crear un marco fiscal más favorable

Los empresarios proponen, principalmente, reducir las cotizaciones sociales que deben pagar por sus trabajadores. Según un informe de la patronal, España recauda más por esta vía que por IRPF o IVA. Somos uno de los países europeos donde es más caro tener en plantilla a un profesional, y uno de la OCDE que más recauda a través del Impuesto de Sociedades, el tributo que se aplica sobre el beneficio empresarial

3. Flexibilizar más el mercado laboral

A pesar de que la reforma laboral que puso en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012 abartó el despido, los empresarios siguen pidiendo unos costes menores, simplificar los contratos laborales y lograr que el modelo se acerque a otros como el estadounidense o el británico. También piden subvenciones para fomentar la contratación e impulsar el empleo. 

4. Fomentar la inversión

Otra de las demandas más habituales entre el colectivo empresarial es exigir que se fomente la inversión. Por ejemplo, creando incentivos al invertir en I+D (en 2017 el gasto sobre el PIB se situó en el 1,2%, frente al 2,07% de la media de la UE), así como la puesta en marcha de subvenciones. 

5. Aumentar la formación 

Uno de los grandes problemas con los que se encuentran las empresas es que no encuentran profesionales que se ajusten a sus necesidades. Por eso, piden una mayor cualificación de los empleados para que España se equipare con los países más punteros. 

6. Implantar la Ley de Mercado Único

La Ley de Mercado Único entró en vigor a finales de 2013, pero una sentencia del Tribunal Supremo la dejó sin efecto el año pasado tras anular sus principales artículos. Lo que proponen los empresarios es una normativa que permita a las compañías que tengan sede en España ofrecer sus productos y servicios en cualquier punto del país, evitando regulaciones locales y regionales.