Información sobre vivienda y economía

Los expertos rectifican a PwC: la inversión inmobiliaria en Barcelona sigue siendo muy elevada

Barcelona siembra desconcierto en el negocio del real estate con dos realidades. Mientras que el pasado jueves el sector amanecía con la noticia de que la capital catalana había perdido el interés por parte de los inversores, según un estudio de PwC, varios expertos aseguran que nada más lejos de la realidad. Los datos y las previsiones dicen que Barcelona volverá a cerrar un ejercicio “histórico” en cuanto a inversión y que el interés va ‘in crescendo’ en todos los productos de calidad que salen al mercado.

Según el estudio anual Tendencias del Sector Inmobiliario en Europa, elaborado por PwC y el Urban Land Institute a partir de 885 entrevistas con los principales agentes del sector, el interés por invertir en Barcelona ha caído en el último año. Mientras que en 2018 la capital catalana alcanzó su mejor posición en este ránking, ocupando el puesto número 11, en 2019 la ciudad se sitúa en el puesto 27.

“La situación política en Cataluña y España tiene mucho que ver con esa caída de interés", explica Rafael Bou, socio de la consultora PWC. "El dinero tiende a evitar el riesgo y es lo que muestra la tendencia actual", añade Bou. Estas declaraciones han hecho saltar las alarmas entre los profesionales del inmobiliario que trabajan día a día en Barcelona, sosteniendo que, si bien es cierto que el tema político causó “un enfriamiento a principios del pasado año”, los inversores han vuelto a mostrar un elevado interés por invertir en el mercado catalán.

La posición que ocupará Barcelona para PwC este año es la peor de los últimos seis años. Incluso en plena crisis del sector, la capital catalana ocupó mejores posiciones: en 2013 su situó en el puesto 23, mientras que en 2014 ocupó la 22. Los siguientes años, en plena recuperación, la capital catalana se situó en la posición 13, 12 y 16, en los años 2015, 2016 y 2017, respectivamente.

Anna Gener, consejera delegada y presidenta de Savills-Aguirre Newman Barcelona, asegura que “el año ha comenzado extraordinariamente activo para el mercado de inversión inmobiliaria en la ciudad”. “Tenemos un pipeline de operaciones en curso de más de 600 millones de euros, por lo que todo apunta que tendremos un cierre de ejercicio histórico”, añade.

“El primer semestre del año pasado fue muy poco activo en el cierre de operaciones, pero en el momento en que los inversores observaron que la inestabilidad política no impactaba negativamente en la contratación de m2 de oficinas y logística se reanudó la actividad con un ritmo frenético”, sostiene la directiva. “Esto desencadenó en que el segundo semestre de 2018 fuera el periodo en el que se cerraron un mayor número de operaciones de los últimos diez años”, concluye.

Miquel Laborde, socio fundador de la consultora inmobiliaria puesta en marcha en Barcelona Laborde Marcet, explica que “sin datos concretos de momento, en los dos primeros meses del año hemos cerrado más ventas de edificios para inversión que el año pasado y no paran de entrarnos nuevas peticiones a nuestro departamento de ‘capital markets’”.

“Es cierto que algunos inversores se han ido de Barcelona por su estrategia, pero también hay otros que han entrado en la búsqueda de nuevos activos: nuestra valoración es que Barcelona continúa siendo atractiva para los actores internacionales y nacionales del sector”, añade Laborde.

Gerard Duelo, presidente del COAPI de Barcelona, también ha hecho una valoración sobre el mercado de Barcelona, asegurando que “España y Barcelona son marcas que están por encima de cuestiones coyunturales o de fluctuaciones de mercado“. “La inversión inmobiliaria en la ciudad de Barcelona sigue estando a un nivel muy alto, tanto en términos cuantitativos como en lo que respecta al volumen de las operaciones. Inversores locales y ‘family offices’ tienen cada día más fuerza en el mercado barcelonés, mientras que los inversores internacionales, fondos de inversión y capitales privados extranjeros ven en Barcelona un mercado con muchas oportunidades inmobiliarias, tanto por oferta de activos en todos los segmentos del sector como por la rentabilidad de las operaciones”, explica

“Barcelona es una ciudad cosmopolita, con historia, excelente situación geográfica, con presencia de multitud de empresas tecnológicas y multinacionales, con gran patrimonio cultural, gastronómico y artístico, un clima excepcional… Son muchos los alicientes que llevan al mundo a querer venir aquí, y mientas eso sea así, seguirán existiendo muchas oportunidades de hacer negocio para los inversores, que seguirán percibiendo a la ciudad como una de las más atractivas de Europa para la inversión inmobiliaria”, concluye Duelo.

Para Vanesa Carceller, directora general de JLL en Cataluña, el buen ritmo de años anteriores continuará reflejándose en 2019. "El volumen de inversión en 2018 en inmobiliario terciario (logística, oficinas y retail) en Cataluña mantiene indicadores sólidos y, pese a caer un 12% respecto al año anterior, se mantiene en la media de los últimos cuatro años”.

“Concretamente el pasado ejercicio el volumen de inversión en CRE fue de 994 millones de euros frente 1.132 millones de euros durante 2017. El sector logístico fue sin duda el protagonista alcanzando 265 millones de euros, lo que significa un aumento del 298% respecto a 2017 (sin no contamos los activos en portfolios)”, añade.

La otra visión de PwC

Si bien el informe de la consultora recoge una visión algo negativa de Barcelona, la consultora, tras la publicación de este reportaje, ha querido manifestar que se apoya en que son opiniones de los encuestados. “El informe de Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa elaborado por PwC y ULI muestra un ranking de las principales ciudades europeas donde Barcelona se encuentra el puesto 27 de las 31 mejores ciudades europeas para invertir. Este ranking se elabora a través de una encuesta que se pregunta a más de 800 players de Real Estate en Europa sobre las perspectivas de inversión y desarrollo para el 2019", explica

"En función de la puntuación se hace un ranking de posiciones donde Barcelona ha pasado a ocupar el puesto 27. Esto no significa que no sea una ciudad atractiva para invertir, ya que como se desprende del informe Barcelona tiene una nota de 3,32 en inversión y 3,21 en desarrollo lo cual significa que es un destino de inversión “fair” (nota entre 2,5 y 3,5)", sostienen

Además, PwC asegura que en los comentarios de los entrevistados "afirman que Barcelona sigue siendo una ciudad con mucha actividad y buenos fundamentales en todos los sectores (oficinas, logística, residencial), por lo que "en todo caso, este ranking refleja la opinión de los encuestados y no de PwC".

"Desde PwC pensamos que los fundamentales y el nivel de actividad en ambos mercados ha sido bueno durante 2018 y continua siendo una ciudad muy atractiva para los inversores”, concluyen.