Información sobre vivienda y economía

Oxfam Intermón: “Uno de cada cuatro jóvenes trabajadores en España está en riesgo de pobreza”

Autor: Redacción

Los jóvenes son el colectivo maldito en materia de empleo. No solo acapara la tasa de paro de más elevada, sino que buena parte de los que trabajan está en riesgo de pobreza.

Según el último estudio publicado por la organización Oxfam Intermón, en España el 24,7% de los trabajadores de entre 18 y 24 años está en riesgo de pobreza y exclusión social. Es decir, uno de cada cuatro se encuentra en esa situación.

Se trata de un porcentaje que dista mucho de la media de los Veintiocho y la eurozona, que se sitúa alrededor del 16%, y de las principales potencias continentales. Mientras que en Italia ronda el 18%, en Alemania y Reino Unido se sitúa en el 16% y en Francia es inferior al 10%. La cifra española es, de hecho, la segunda más alta de la Unión Europea, solo superada por la de Rumanía, de acuerdo con los datos de Eurostat.

¿Y a qué responde este escenario tan dramático? La respuesta está en los reducidos salarios que perciben los jóvenes trabajadores. Según el informe, los salarios mensuales medios de los ocupados jóvenes de entre 16 y 24 años rondan los 1.050-1.260 euros brutos, dependiendo del año (este baremo se corresponde al periodo 2005-2014). Dicho sueldo es menos de la mitad que el salario medio del colectivo 55-64 años, que se sitúa en 2.350 euros.

Esta brecha se ha ampliado con el paso de los años de crisis. Y es que si en 2008 el salario de la gente más joven era casi el 50% del colectivo de 55 a 64 años, en 2014 apenas representaba un 45%. Todo ello sin olvidar que este colectivo es el más afectado por la temporalidad, los contratos parciales no deseados y la precariedad.

“Los datos nos sitúan en un lamentable puesto en la UE y también reflejan la creciente desigualdad salarial entre las personas jóvenes y las que más experiencia laboral tienen, asociadas a mayor edad”, recalca el estudio, que añade que “lo que parece lógico en términos de remuneración de la experiencia y las competencias (mayor edad, mejor salario), no debe significar en ningún caso que los salarios de los más jóvenes caigan de tal manera que sean insuficientes para vivir autónomamente y con dignidad”.

Bajan los salarios, crece la desigualdad

El informe de la organización pone sobre la mesa que la principal consecuencia de la precariedad salarial es el aumento de la desigualdad. Algo que no solo sucede en nuestro país, sino que se ha convertido en una tendencia global.

“Una gran mayoría de países en el mundo, sin distinción entre ricos y pobres, ha visto aumentar la brecha entre los que más tienen y el resto. Desde el año 2000, la mitad más pobre de la población apenas se ha beneficiado del 1% del incremento de la riqueza global, mientras el 1% más rico ha capturado el 50% de ese aumento. Como resultado, sólo 62 personas tienen la misma riqueza que la mitad más pobre del mundo”, afirma el estudio, que insiste en que esta desigualdad supone un obstáculo para luchar contra la pobreza y pone en riesgo el bienestar de las generaciones venideras, que tendrán una calidad de vida peor que la de sus padres.

Dentro del contexto europeo, España es uno de los países que sale más desfavorecidos en esta materia. “España es uno de los países europeos con mayor desigualdad de renta. Fue el cuarto país más desigual de Europa en 2014, tan sólo por detrás de Irlanda, Serbia y el Reino Unido, y ha sido el país donde más ha crecido la desigualdad de renta desde 2007, sólo superada por Chipre, y multiplicando por cinco el incremento medio de la UE-15”, explica Oxfam, que califica la concentración de renta en España como “alarmante”.