Información sobre vivienda y economía

Funcas: “España seguirá teniendo serios problemas de empleo y deuda en 2020”

La velocidad de crucero que ha cogido la economía no va a conseguir acabar con los dos grandes males de España: la falta de empleo de calidad y la escalada de la deuda pública. Ésta es la principal conclusión del último informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que lanza una advertencia: necesitamos urgentemente que se configure un nuevo Gobierno para tomar medidas en materia económica que hagan frente a estas problemáticas y acerquen los ratios domésticos a los de Europa.

El crecimiento de la economía por sí solo será insuficiente para que España haga frente a dos de sus principales retos: la creación de empleo de calidad y la reducción de la deuda pública. Se requiere, por tanto, una estrategia con medidas específicas y sostenidas en el tiempo”, recalca el informe.

Según sus cálculos, y bajo el supuesto de unas políticas sin cambio significativo, en 2020 la deuda pública seguirá estando por encima del 100% del PIB, lo que significa que deberemos tanto dinero como riqueza genera nuestro país, mientras que al menos una de cada tres personas en edad de trabajar no tendrá un empleo. Unas cifras que son muy similares a las que existen hoy en día.  

El déficit de empleo se sitúa actualmente en el 39%, lo que significa que 39 de cada 100 personas en edad de trabajar (16-64 años) no lo hacen, bien porque están en paro o porque están inactivos. Esta cifra nos sitúa lejos de países como Reino Unido, Dinamarca o Alemania y si no hay políticas que lo impidan, seguirá existiendo una brecha importante a finales de la década.

“En 2020 seguirá existiendo el mismo problema, ya que el déficit de empleo estará entonces alrededor del 34%, 10 puntos por encima de los países referentes, de los que un 14% estará en paro y el resto, inactivo”, explica Raymond Torres, director de coyuntura y estadística del organismo.

En materia de deuda pública tampoco hay buenas noticias. Y es que seguirá estando por encima del 100% en el próximo lustro. Este año, dicen las previsiones de Funcas, se quedará en el 100,4% del PIB, porcentaje tres veces mayor al de 2007, mientras que en 2020 podría situarse en el 100,9%.

“A medio plazo la deuda se quedará estable en los niveles actuales sin que haya cambios significativos en los tipos de interés. Un aumento de los mismos podría crear una espiral de deuda de la que sería difícil salir”, añade Torres.

El organismo explica este repunte argumentando que “la disminución del gasto público en prestaciones por desempleo (como consecuencia de la caída del paro, que podría situarse en el 14% en 2020) se vería compensada por un aumento del gasto en pensiones y sanidad, en consonancia con el envejecimiento de la población”.

La ralentización se verá en 2017

Entre las previsiones de Funcas también está uno de los mensajes más repetidos por los expertos en los últimos meses: la economía está creciendo con fuerza, pero su velocidad se está ralentizando y esto se reflejará el próximo año.

“España está creciendo a buen ritmo y la falta de un Gobierno no se está notando de momento. La razón es que la economía tiene mucha inercia y los efectos tardan un tiempo en aparecer. Por eso, y aunque no creemos que con un Ejecutivo el PIB hubiera crecido más este año, lo cierto es que la inactividad política no es buena para el país y sus consecuencias no aparecen de forma inmediata”, recalca Carlos Ocaña, director general de Funcas.

Así, y mientras para este año el organismo prevé un crecimiento del PIB del 3,1%, en 2017 el porcentaje se reduce al 2,3% para situarse alrededor del 2% en lo que queda de década. Esta ralentización vendrá de la mano del menor consumo de los hogares y de las Administraciones Públicas, que acusarán el estancamiento de los salarios, el fin de las rebajas en el IRPF, el estancamiento del precio del petróleo y el fin del ciclo electoral, que suele ser un impulso al gasto público. Pese a todo, insiste Funcas, España seguirá creciendo a un ritmo más elevado que el promedio de la eurozona, igual que en los años precrisis.

El objetivo de déficit, en tela de juicio

El déficit público es otro de los indicadores que más notará la falta de Gobierno y, sobre todo, la ausencia de medidas adicionales para enderezar la situación actual. Al menos, la fundación descarta que el año que viene podamos cumplir con los compromisos adquiridos con Bruselas.

“España sí cumplirá el objetivo este año gracias al cambio que se va a llevar a cabo en el Impuesto de Sociedades al situar el déficit en el 4,6%, el nivel pactado con la Comisión Europea. Sin embargo, la parálisis en materia de política económica y la consecuente ausencia de nuevas medidas recaudatorias hace augurar un déficit del 3,6% en 2017, lo que supondría un desvío de medio punto con respecto a los nuevos objetivos, que son del 3,1% y del 2,2% en 2018”, agrega el informe. Sería dentro de dos años, por tanto, cuando España lograría situar este indicador por debajo del 3% del PIB, el objetivo último que tienen todos los países comunitarios.

El Ejecutivo en funciones comparte la tesis de que una prórroga de los actuales Presupuestos Generales del Estado pondrá en jaque la capacidad de cumplir los compromisos y da prácticamente por hecho que, ante la falta de acuerdo político, España se ha quedado sin tiempo como para presentar en Bruselas unos nuevos presupuestos antes de la fecha límite: el próximo 15 de octubre. Está por ver si los socios europeos decidirán imponer a España algún tipo de multa y cuál es el impacto real de la prórroga. Para la agencia Moody’s, por ejemplo, desembocaría en incumplir también el objetivo de déficit de este año.