Información sobre vivienda y economía

La crisis del covid-19 destruye casi 120.000 empleos en el ladrillo, todo lo creado en los últimos dos años

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Casi 120.000 empleos perdidos en seis meses. Esta es la ‘factura’ laboral que está dejando la crisis del coronavirus en el ladrillo.

Según la Encuesta de Población Activa publicada por el INE, en el segundo trimestre del año las actividades inmobiliarias tenían 147.500 ocupados, mientras que el sector de la construcción registraba 1,169 millones de ocupados. Unas cifras que están lejos de las registradas hace solo medio año. 

En concreto, las inmobiliarias han perdido 1.300 ocupados (caída que se eleva a 10.200 desde junio de 2019), mientras que la construcción ha visto desaparecer 115.000 en lo que llevamos de ejercicio. En ambos casos, se trata de la cifra más baja desde el primer trimestre de 2018, lo que significa que el ladrillo ha perdido todo lo ganado en los últimos dos ejercicios. 

No obstante, la lectura positiva es que todavía siguen muy lejos de los mínimos que llegaron a marcar tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. En el caso de la construcción, por ejemplo, llegó a situarse en 942.000 en el primer trimestre de 2014, justo antes de que diera comienzo la remontada económica, y el dato actual está un 24% por encima de dicho suelo.

A pesar de que en apenas medio año la cifra ha caído en más de 100.000 personas, el número de ocupados se encuentra un 8,9% por debajo del registrado a finales de 2019, que es precisamente el máximo reciente y el mejor dato en ocho años.

En el caso de las actividades inmobiliarias, el dato actual está un 71% por encima del mínimo registrado en primavera de 2013, el ‘annus horribilis’ del sector, cuando la ocupación se situó en 86.000, mientras que la caída frente al máximo, alcanzado a principios del año pasado (160.500), es de un 8%.

Y las previsiones de momento no auguran mejoras a corto plazo. De hecho, los expertos sostienen que la actividad y el empleo en el 'real estate' tardará varios trimestres en recuperar los niveles previos al estallido de la pandemia y aplazan la recuperación al menos hasta 2022.