Información sobre vivienda y economía

¿Compartes piso? Cómo descubrir si tu compañero entra en tu ordenador sin que te enteres

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Tu compañero de piso te cae bien. Te escucha cuando relatas tus absurdos problemas cotidianos, limpia el baño religiosamente cuando le toca y encima procura ser amable con las visitas. Solo tiene un par de defectos: es un poco cotilla y se toma la confianza de coger prestados tus objetos personales aunque sabe que te molesta. De hecho, llevas tiempo sospechando que usa tu portátil a escondidas y te irrita profundamente que pueda acceder a tu vida digital, por muy monótona que sea.

Si este es tu caso, o si eres tan desventurado de tener un compañero que utiliza tu ordenador sin pedirte permiso y ni siquiera cumple ninguna de las virtudes descritas al principio, no te preocupes. Vamos a darte unos cuantos consejos para que puedas pillar a cualquier sospechoso, ya sea compañero de hogar, familiar o amigo, con las manos en la masa. Así descubrirás si te miente cuando niegue haber puesto sus dedos en tu teclado.

Sigue la pista a la actividad del portátil y del navegador

Obviamente, una de las precauciones que debes tomar para evitar que tu molesto compañero de piso husmee es utilizar una contraseña de inicio de sesión fuerte que le sea difícil averiguar. Además de iniciar sesión con una contraseña o un PIN, Windows 10 te permite hacerlo con una imagen. Para configurar una contraseña de esta forma, tendremos que acceder al menú de Configuración, hacer clic en Cuentas  y Opciones de inicio de sesión, seleccionar una imagen favorita y trazar en la pantalla los gestos de desbloqueo para poder acceder a tu cuenta.

Sin embargo, si utilizas el portátil con frecuencia en el salón de tu hogar, es probable que tu compañero de piso se haya percatado de tu contraseña, tu PIN o tus gestos sobre la imagen. Modificar muy frecuentemente tus credenciales puede ser un auténtico engorro, así que si no estás dispuesto a cambiarlas de vez en cuando no te queda más remedio que pasar a la acción.

Imagen: Pexels

Uno de los primeros métodos para confirmar tus sospechas es consultar el historial, una opción que tienes disponible en cualquier navegador. Así, podrás saber si la persona con la que convives ha consultado alguna web —beneficiándose de esa conexión que tú contrataste y él aseguró no necesitar— o si su espíritu cotilla le ha llevado incluso a echar un vistazo a tu Facebook aprovechando que nunca cierras sesión.

Puede que tu compañero sepa que puede eliminar el historial de navegación cuando haya acabado de usar tu ordenador o utilice el modo incógnito pensando que así no dejará rastro. En esos casos, también puedes cazarle. Servicios como OpenDNS, gratuitos para particulares, te revelarán qué URL se han visitado desde tu red aún en esos supuestos, por lo que a tu compañero de piso ya no le servirán de nada sus artimañas.

También tienes otras opciones para comprobar si alguien se ha sentado frente a tu pantalla cuando no estabas.  En Windows, hay una forma poco conocida que te permitirá hacerlo: el Visor de eventos, al que puedes acceder rápidamente pinchando en el botón derecho del ratón sobre el icono de inicio de Windows. También puedes llegar a él desde el menú Herramientas administrativas de Panel de control.

Una vez en este visor, encontrarás un completo registro de errores pinchando en Vistas personalizadas y Eventos administrativos. No debes asustarte si encuentras miles. Al contrario, al incluir el registro de la fecha y la hora, podrán ayudarte a saber si algún fisgón ha accedido a tu portátil. Además de ese registro de errores, diferentes opciones del Visor de eventos también pueden proporcionarte valiosa información.

Los usuarios de Mac también disponen de una opción similar en el menú Consola al que pueden acceder buscando desde sus aplicaciones. Lo usuarios de OS X encontrarán  allí un completo registro de la actividad de su ordenador a lo largo del tiempo.

Ahora bien, si quieres pillarle ‘in fraganti’ dispones de otro tipo de alternativas. La aplicación Prey, por ejemplo, te permite seguir la pista a todos tus dispositivos. El ‘software’ te indicará dónde está tu portátil, te permitirá bloquear la pantalla, te mandará un mensaje de alerta si detecta movimientos extraños e incluso podrá hacer pantallazos.

Imagen: Pexels

También hay opciones para el ‘smartphone’...

Probablemente, tu descarado compañero no se limite a utilizar tu Mac solo porque es un ‘fanboy’ de Apple que jamás pudo permitirse uno. También le gustará fisgar en tus archivos. Precisamente por eso, su próximo objetivo bien puede ser tu ‘smartphone’. Eso sí, también hay formas de evitar que consiga usarlo a su antojo. Utilizar un patrón de bloqueo o el bloqueo de huella dactilar si tu móvil lo permite es una buena idea.

Para descubrir sus fechorías mientras las comete, también tienes algunas opciones. Una de ellas es CM Locker, que además de bloquear las ‘apps’ e impedir el acceso a terceros a nuestras fotos o contactos si no conocen tu contraseña, capta una instantánea con la cámara frontal del sujeto en cuestión.

Más allá de que tu compañero use tu ordenador o tu móvil sin pedirte permiso, otra de tus preocupaciones domésticas puede ser que ningún vecino te robe el wifi. Recuerda que ya te contamos cómo puedes descubrir si hay otros dispositivos conectados a tu red gracias a programas como Wireless Network Watcher y te sugerimos además algunas medidas para evitarlo, como cambiar tu contraseña de red. Así conseguirás que nadie, ni dentro ni fuera de tu hogar, se aproveche de tus recursos tecnológicos.