Información sobre vivienda y economía

Compartir piso

Últimas noticias sobre "Compartir piso" publicadas en idealista.com/news

Ocho preguntas obligadas antes de compartir piso

Compartir piso es una solución habitacional que elige cada vez más gente, no solo los estudiantes. Mantener la convivencia, además de pagar el alquiler, es uno de los pilares básicos de esta forma de vivir. Para evitar que te arrepientas de tener un compañero insufrible, te recomendamos hacer estas preguntas antes de mudarte: desde cómo se van a dividir las tareas del hogar al umbral de limpieza y ruido (tanto personal como de la casa), sin olvidar qué pasa si hay mascotas.

Una noticia de:

Mi compañero de piso es una persona conflictiva: qué puedo hacer

Si tienes problemas con tu compañero de piso que van más allá de los roces propios de la convivencia debes saber que existe la posibilidad de incluir en el contrato de arrendamiento una serie de normas de convivencia. La ley permite al arrendador finalizar el contrato de alquiler antes del plazo marcado si en la vivienda se producen actividades molestas, insalubres, peligrosas, nocivas o ilícitas. Te explicamos cómo sería el proceso y sus consecuencias.

Una noticia de:
Foto: Pexels

Un reparto justo: 10 tareas que puedes solucionar con una 'app' si compartes piso

El incremento del precio del alquiler en las grandes ciudades y la precaria situación laboral de muchos trabajadores están impulsando los pisos compartidos. A pesar de que supone una ventaja económica, también tiene sus complicaciones. ¿Y cómo evitar los roces diarios de vivir con otros bajo el mismo techo? Una manera es utilizando apps: las hay para compartir la lista de la compra, llevar las cuentas, controlar la factura de la luz, aislarte del ruido de los compañeros y contratar limpieza a domicilio.

Una noticia de:

Modelo de contrato de alquiler de un piso compartido

En primer lugar, debes saber que el alquiler de habitaciones se regula por el Código Civil, a diferencia del alquiler de viviendas completas, que lo hace mediante la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). La principal implicación de este punto es que la duración del contrato del alquiler de una habitación será exactamente la que se pacte en el contrato, no habiendo derecho a prórroga por parte del inquilino como ocurre en el alquiler de una vivienda en su totalidad.

Una noticia de:

Más allá de Chueca: Lavapiés y Malasaña, los nuevos barrios LGTB en Madrid

Una noticia de:

El 2,4% de los pisos compartidos en Madrid reconocen ser ‘gay friendly’

A escasos días de que comience el Gay Pride, el multitudinario evento que convertirá a Madrid en el epicentro mundial de la tolerancia y orgullo homosexual, el 2,4% de los anuncios de piso compartido publicados en idealista en la ciudad son ‘gay friendly’.

Una noticia de: