Información sobre vivienda y economía

Notarios online gracias a la tecnología bitcoin

pxhere
pxhere
Autor: @Jairo Mejía

La ley de Moore, la que establece el progreso en procesamiento computarizado, asegura que la revolución digital no ha hecho más que empezar y sus avances aceleran exponencialmente. El sector inmobiliario no es ajeno a esos rápidos cambios y verá como el 'blockchain', el 'Big Data' o la Inteligencia Artificial cambian el modo en que se compra o gestiona un inmueble.

En un futuro no tan lejano, el comprador de una casa apenas necesitará ver a un notario o un agente inmobiliario. El arrendatario raramente tendrá un piso vacío y el gestor de un edificio de oficinas no ocupará tiempo en llamar a un servicio de reparaciones o controlar la temperatura.

La nueva tecnología inmobiliaria o “proptech” ha visto un fuerte aumento de la inversión en los últimos años ante “expectativas de fuertes retornos” en el futuro, según explica Pablo Carbajo, experto inmobiliario de la consultora Everis, ponente en un evento sobre “Retos y digitalización en la gestión inmobiliaria”.

“En el futuro puede que no haya valor en una plaza de garaje”, reflexiona Carbajo al apuntar que la economía colaborativa ha hecho que el tiempo improductivo de un vehículo se reduzca al mínimo con servicios como el “car sharing” en las ciudades. Del mismo modo, puede que el concepto de oficina o de centro comercial quede redefinido por completo, por la llegada del gestor impulsado por Inteligencia Artificial.

'Blockchain' y 'Smart Contract'

La misma tecnología que ha permitido que las criptomonedas hayan disparado su popularidad y valor en pocos años, puede ayudar a promover una revolución con aún más potencial. El sistema 'blockchain', la codificación de información dentro de un registro distribuido permitirá certificar la autenticidad de un documento de manera inviolable y firmar registros digitalmente sin que ese acto sea falsificable. En el caso de bitcoin, el 'blockchain' es un libro de contabilidad distribuido que permite certificar que la autenticidad de una transacción dentro de la red, algo que es extrapolable a otros ámbitos como la firma de contratos.

Esto no necesariamente convertirá a los notarios en irrelevantes, ya que seguirán siendo indispensables para identificar a las partes,  pero permitiría reducir significativamente el papeleo en la compra de una vivienda y hacer muchos de los trámites de manera digital y online. Ya hay servicios como Bitproof -creado por un adolescente de 18 años- o Stampd que están experimentando con firmas de contratos online.

'Big data' e Inteligencia Artificial.

La recopilación y estructuración de datos combinado a la capacidad de las máquinas de aprender y actuar sobre ellos, va a revolucionar la manera en que se gestionan espacios de oficinas y va a llevar el concepto de edificio inteligente a un nuevo nivel. Los edificios son responsables del 40% de toda la energía que se consume en el mundo, por lo que son una de las principales fuentes de emisión. Con la llegada de una AI perfeccionada, los robots controlarán la temperatura, el nivel de luz o la dotación de recursos en grandes edificios. Del mismo modo, el uso de algoritmos que aprenden podrá ayudar a realizar tasaciones, agilizar transacciones financieras y limitar el riesgo de aseguradoras o prestamistas.

Entre 2012 y 2016 nuevas empresas, la mayoría start-ups, del sector han recibido más de 5.000 millones de euros en inversión para explotar la aplicación de nuevas tecnologías en la gestión inmobiliaria.

Ya no es solo la realidad virtual o las labores de ‘marketplace’ que hacen portales como idealista o Rentalia. En el presente cada vez adquieren más importancia el análisis de grandes volúmenes de datos ('Big Data'), que permitan tomar decisiones más eficientes y fundamentadas en compra, inversión, gestión de activos o  planificación urbanística (algo que realizan idealista/data o empresas como Zillow o Housecanary). Esta labor se realiza en paralelo con ‘Machine Learning’, algoritmos que aprenden para tomar decisiones automatizadas.

Eso permitirá, por ejemplo, conocer si un activo inmobiliario es más rentable en alquiler que otro, realizar proyecciones de retornos de inversión o permitir que las ciudades conozcan las necesidades de infraestructura o organización de recursos casi en tiempo real.

Ver más noticias de: 
BlockchainBitcoinBig dataRobótica