Información sobre vivienda y economía

Barcelona entierra definitivamente el plan urbanístico para el hotel de Millet

Los inmuebles de las calles Sant Pere Més Alt y Amadeu Vives ya no podrán albergar el hotel de los planes de Fèlix Millet / Flickr/Creative commons
Los inmuebles de las calles Sant Pere Més Alt y Amadeu Vives ya no podrán albergar el hotel de los planes de Fèlix Millet / Flickr/Creative commons

El próximo 26 de enero se pone punto final y se da carpetazo al plan urbanístico de Fèlix Millet y sus socios para levantar el hotel del Palau de la Música. Así lo anunció este domingo la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en unas declaraciones a TV3 donde denunciaba la opacidad del caso y los intereses privados. Los edificios, aún de propiedad privada, irán destinados a equipamientos del barrio. El anuncio coincide con la sentencia del caso de corrupción del Palau de la Música, que se ha hecho hoy pública.

Después de más de ocho años, parece que hoy se pone punto y final a todos los saqueos que se desprendían desde los despachos del Palau de la Música. Hoy se sabe que Fèlix Millet, el expresidente de la institución musical, pasará en la cárcel 9 años y 8 meses y su socio Jordi Montull, otros 7 años y 6 meses. Y el mismo día se anuncia que el próximo pleno municipal del Ayuntamiento donde descartará definitivamente la construcción del hotel del Palau.

La construcción debía levantarse delante del Palau de la Música, en una estrecha calle del casco antiguo de la Ciudad Condal. Para ello, la operación urbanística traspasaba la edificabilidad hotelera de un edificio que era propiedad de la Generalitat, pasando así a manos privadas. Los vecinos reclamaron la recalificación del terreno que consideraron opaco y especulativo para el barrio. De hecho, la derogación del plan urbanístico tiene origen en el rechazo vecinal y de entidades del barrio que se manifestaron en contra de los que llamaron un "pelotazo urbanístico". 

Tal y como ayer confirmó Colau en declaraciones a TV3, el edificio volverá a tener calificación de equipamiento escolar, el que tenía antes de toda la operación inmobiliaria.

Un hotel con conexiones al mayor caso de corrupción de Cataluña

El convenio que acordabala construcción de este hotel conectaba con varios hilos sueltos de la trama de corrupción por la que hoy han sido sentenciados Fèlix Millet, Jordi Montull, Daniel Osàcar (extesorero de Convergència) y Convergència, entre multas y condenas. Las concesiones permitían que Millet, como intermediario, se embolsara millones con la operación, pero el estallido del expolio del Palau, en julio de 2009, anuló sus planes. 

Además de este hotel, el acuerdo urbanístico permitiría al cabo de quince años que el edificio pudiese convertirse en pisos de lujo. Las irregularidades del proyecto, junto a la presión vecinal, hizo que el Ayuntamiento de Barcelona modificara el plan General Metropolitano (PGM) que aprobó en 2009 poder levantar un hotel en la calle Sant Pere Més alt (barrio Gótico). 

En marzo del año pasado, el promotor del futuro hotel, Olivia Hotels, reavivó el caso al reiniciar los trámites de la construcción. El Consistorio respondió con la negativa de proyectarlo en ese edificio. Ni técnica ni juridícamente se podía levantar un hotel que no cumplía ni con el interés público de la zona ni se ajustaba al entorno. 

Ahora, cuando el 26 de enero se apruebe cambiar el PGM, quedará aclarar si Olivia Hotels podría tener derecho a una indemnización millonaria por denegarse el proyecto que, según se acuerda en su convenio, era legal: el planeamiento de 2009 lo recogía.

Fin al 'caso Palau'

La Audiencia de Barcelona ha hecho pública hoy la sentencia de un juicio que duró tres meses pero se ha resuelto en casi ocho años. La condena para Millet y Montull, finalmente, es inferior a la solicitada por la fiscalía. Además de la pena de cárcel, deberán devolver a la entidad musical 23,3 millones de euros de los más de 30 millones que, según el Palau, expoliaron y, según la fiscalía fueron 20 millones. También deberán pagar una multa de 7 millones. La hija de Jordi Montull, Gemma Montull, ha sido condenada a cuatro años y seis meses de cárcel. 

La sentencia del tribunal, de 549 páginas, indica que las comisiones de Ferrovial que se aplicaron los condenados eran del 4% que se repartían entre Millet y Montull (1,5%) y Convergència (2,5%). Según recoge la sentencia, este acuerdo "criminal se mantuvo ininterrumpidamente desde antes del 1999 hasta el 2009".

Por eso, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC, en sus siglas entonces, actual Partit Demòcrata de Catalunya) deberá devolver 6,6 millones de euros que según el Tribunal es lo que se embolsó en comisiones ilegales. 

Los dos ejecutivos de Ferrovial, Juan Elízaga y Pedro Buenaventura, han sido absueltos del caso. Sus cargos, administración desleal y tráfico de influencias, han prescrito desde que inició el juicio.