Información sobre vivienda y economía

Los huertos verticales empiezan a captar el interés de tecnológicas y millonarios

AeroFarms
AeroFarms
Autor: Redacción

Los huertos verticales están llamando la atención de los inversores. Esta nueva forma de producir verdura de forma natural y en las ciudades ya ha captado casi 150 millones de dólares en la primera mitad del año, por lo que 2019 podría suponer un nuevo récord de nuevos fondos.

La última compañía que ha levantado capital para ampliar sus instalaciones y expandirse por otros mercados es AeroFarms, una compañía estadounidense que quiere transformar la agricultura, que ha conseguido unos 100 millones de dólares. Una inyección en la que ha intervenido Ingka Group, la matriz de Ikea.

Además del gigante sueco de la decoración, otras multinacionales de la talla de Google y Softbank están participando en proyectos de este tipo, a los que también se están sumando algunas de los primeros espadas empresariales mundiales, como por ejemplo Jeff Bezos, fundador de Amazon; Eric Schmidt, expresidente de Google; Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Uber o Niklas Zennström, fundador de Skype. 

Los huertos verticales están cogiendo relevancia en el mercado por la apuesta de una alimentación más sana y menos contaminante, a lo que se suma la búsqueda de rentabilidad en inversiones alternativas. No obstante, los cultivos de interior también se enfrentan a algunos escollos: de momento, las inversiones iniciales en instalación, luces o ventilación son muy elevadas, a lo que se suma el coste de la mano de obra. 

De momento, varias empresas de ambos lados del Atlántico han quebrado, aunque el sector tecnológico está apostando de forma creciente por el negocio. Y es que los cultivos verticales se está transformando gracias a la inteligencia artificial y el análisis de datos, dos claves para minimizar los costes y rentabilizar al máximo este nuevo modelo de agricultura.