Información sobre vivienda y economía

La inversión inmobiliaria mundial deja a un lado la incertidumbre y se prepara para firmar otro año récord

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El volumen de inversión en el sector inmobiliario global podría situarse este año alrededor de 1,7 billones de dólares (1,54 billones de euros al cambio actual), lo que supondría repetir el balance de 2017 y quedarse cerca del máximo histórico alcanzado el año pasado, según los cálculos de la consultora Savills Aguirre Newman. En concreto, en 2018 la inversión llegó a alcanzar 1,8 billones de dólares (1,63 billones de euros).

Según el análisis de la compañía, las transacciones inmobiliarias consiguen mantener el tipo en un contexto de crecientes incertidumbres en materia económica, comercial y geopolítica internacional, donde destacan las tensiones comerciales entre EEUU y China, las tensiones en el mercado del crudo, el Brexit, la ralentización económica mundial o el parón político en países como España e Israel. 

Todos estos frentes pasaron factura al real estate en el primer trimestre del año, aunque en el segundo se produjo un repunte de la actividad. Así, durante el primer semestre del año se han invertido 810.000 millones de dólares en el inmobiliario internacional, frente a los 840.000 millones de dólares de la primera mitad del pasado ejercicio. 

“A pesar del ligero descenso del volumen de inversión, los valores de los activos se han mantenido estables. La bajada no se debe a falta de interés en el inmobiliario, sino a la búsqueda de activos que generen ingresos, un factor clave del mercado actual que ha llevado a los inversores a comprar normalmente para mantener. Esto limita los niveles de producto en el mercado y reduce la actividad inversora. Pero cuando surgen oportunidades, hay demanda para todo tipo de producto, siempre que el precio sea adecuado", explica Borja Sierra, vicepresidente internacional en Savills Aguirre Newman. 

A pesar de que el mercado da por hecho que la incertidumbre económica internacional continuará en el corto y medio plazo, que ha traído consigo revisiones a la baja de las perspectivas de crecimiento mundial, la consultora recuerda que la baza del sector es que los tipos de interés se mantengan en niveles extremadamente bajos durante un tiempo. Esto provoca que exista "muy poca presión para vender en el mercado, mientras que la búsqueda de rentabilidad continúa y los retornos comparativamente superiores que ofrece el inmobiliario frente a otros activos mantienen la demanda alta”. 

Por otro lado, la consultora destaca en su análisis que se está produciendo un trasvase de operaciones hacia la zona Asia-Pacífico, que ha registrado un incremento del volumen de inversión del 14% entre enero y junio.