Información sobre vivienda y economía

Tres opciones de inversión inmobiliaria igual de rentables que la compra de vivienda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El sector inmobiliario vive uno de sus mejores momentos, tanto que se ha convertido en el centro de la estrategia de inversión de muchos españoles. Aunque la vivienda goza de un momento de especial atractivo para el inversor y los alquileres marcan máximos históricos en diferentes ciudades, las subidas en los precios de compraventa empiezan a moderarse. 

Aun así, la rentabilidad que ofrecen los distintos inmuebles es elevada. Según los últimos datos de idealista, comprar una vivienda para alquilarla después ofrece un retorno medio del 7,6%, tras subir una décima en los últimos 12 meses. Pero esta no es la única forma de obtener un rendimiento con la inversión inmobiliaria.

Según Finect, actualmente es posible encontrar otros métodos de inversión igual de rentables a la vivienda. Resumimos en qué consiste cada alternativa:

1. Fondos de inversión inmobiliarios

Los fondos de inversión son uno de los vehículos más adecuados para tener presencia en cualquier sector o país. Esta es una de las grandes ventajas que proporcionan, ya que permiten contar con una cartera diversificada, es decir, una cartera en la que podemos tener activos de diferentes partes del mundo al mismo tiempo.

Dentro de este tipo de productos encontramos los conocidos como fondos de inversión inmobiliarios, que presentan dos variantes: por un lado, los fondos inmobiliarios directos, que invierten en activos inmobiliarios destinados al alquiler y, por tanto, su tendencia y comportamiento es diferente al resto de fondos financieros.

Aunque durante varios años este tipo de fondos congregó a numerosos partícipes, lo cierto es que la moda ahora pasa por la otra tipología. En esta última se encuentran los fondos inmobiliarios indirectos, que seleccionan valores relacionados de un modo u otro con empresas del sector inmobiliario, como por ejemplo los REITs (Real Estate Investment Trusts), que nacieron en EEUU con el objetivo de canalizar las inversiones inmobiliarias a través de sociedades que cotizan en bolsa. 

En la actualidad, los fondos inmobiliarios indirectos son los que ofrecen la rentabilidad más atractiva, registrando ganancias anualizadas a cinco años de en torno al 7% de media.

2. Las sociedades de inversión inmobiliaria

La inversión en socimis es otra de las mejores opciones dentro del mercado inmobiliario. Se trata de empresas cotizadas cuyo negocio reside en la compra, promoción y rehabilitación de activos urbanos que se destinan al alquiler. De este modo, una empresa será considerada como socimi siempre y cuando tenga, como mínimo, una cartera de inmuebles de la que dependa en un 80% al alquiler. La cartera no solo estará formada por viviendas, ya que podrá contar con oficinas, locales comerciales o naves, por ejemplo.  

Además, otra de las peculiaridades de las socimis es que reparten los dividendos a sus accionistas pero, a diferencia de cualquier empresa, que podrá retribuir o no a sus inversores dependiendo de sus resultados, las socimis están obligadas a hacerlo siempre que obtengan beneficios. Así, los accionistas recibirán por su inversión en socimis rentas periódicas a través del dividendo. Entre las socimis más grandes de nuestro país se encuentran Merlin Properties, Colonial, Lar España o Hispania. Respecto a las rentabilidades que ofrecen, las más atractivas son, por ejemplo, la de Colonial, que registra una subida de alrededor del 21% en lo que va de año.

3. Crowdfunding inmobiliario

El crowdfunding inmobiliario es una de las opciones más recientes que se ha popularizado en el mundo de la inversión. A través de este, los inversores pueden financiar proyectos de manera colectiva utilizando plataformas que seleccionan y ejecutan las inversiones. El grueso del negocio de estas plataformas se basa en la compra de una serie de inmuebles en grandes ciudades para reformarlos y luego venderlos obteniendo una rentabilidad que luego reparten entre sus inversores. No obstante, no son estas mismas plataformas las que distribuyen el beneficio, ya que lo que se suele hacer es configurar una sociedad limitada para conseguir financiación una vez se identifica el proyecto en el que se quieren invertir. De este modo, es esta sociedad la que reparte las ganancias.

Una de las ventajas que ofrece el crowdfunding inmobiliario es que cualquier persona puede convertirse en inversor, ya que es posible hacerlo a través de internet con participaciones muy reducidas. Algunas de las plataformas más populares del mercado, entre las que se encuentran Estateguru, Crowdestate o Bulskestate, están ofreciendo rentabilidades medias por proyectos superiores al 10%, aunque esta alternativa también tiene el riesgo de perder todo el dinero invertido. 

¿Qué casa puedes comprarte?: