Información sobre vivienda y economía

Esta casa produce suficiente energía para funcionar y recargar la batería de un coche eléctrico

Attika
Attika
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Los edificios representan alrededor del 35 % de todo el consumo de energía, así como una participación similar en las emisiones de carbono. Estos datos son muy claros y ofrecen a imaginar en la posibilidad de construir edificios que pudieran generar su propia energía, en lugar de solo devorar vorazmente la energía de la red, y, al mismo tiempo, minimizar su impacto ambiental.

Junto con los edificios, otro de los ámbitos que más influye en el uso de energía es el de la movilidad y el transporte. En la actualidad, la mayor parte de los vehículos utilizan combustibles fósiles, en especial derivados del petróleo. Es cierto que en muchos países se están desarrollando medidas para impulsar transportes más sostenibles. Los vehículos eléctricos son un ejemplo de ello, pero a pesar de sus beneficios, todavía existen importantes inconvenientes. Uno de ellos está relacionado con la recarga, ya que al contrario de lo que ocurre con las gasolineras, los puntos de recarga son pocos. “En las ciudades, un número demasiado elevado de vehículos funciona con combustibles convencionales, mientras que los combustibles alternativos están infrautilizados”, afirman los especialistas en sostenibilidad urbana Kelly Cotel y Gonzalo Cabezas.

Pues bien, imaginemos por un momento que podemos tener una casa que nos ayude a llevar un modo de vida más sostenible en ambos ámbitos: vivienda y transporte.

Esto es lo que se ha logrado con esta fantaśtica casa diseñada por el estudio Attika en Zutphen (Países Bajos). Sus propietarios lanzaron un reto: conseguir una casa que fuese capaz de producir la energía que necesita para funcionar, pero, además, la suficiente para recargar la batería de un coche eléctrico.

El guante lanzado fue recogido por los responsables de este diseño, que no dudaron en ponerse manos a la obra para demostrar que conseguir algunos suelos solo depende voluntad y trabajo bien hecho. Así, para cumplir el ambicioso objetivo de los clientes, se diseñó la casa para incorporar una bomba de calor de 8 kW con una fuente cerrada a una profundidad de 180 metros, un intercambiador de calor en el sistema de ventilación y 32 paneles solares con una capacidad instalada de 9,6 kW. Además de estas tecnologías sostenibles que alimentan el hogar con energía renovable, el edificio también está completamente aislado para evitar que el calor se escape a través de la estructura. También se ha implementado un techo verde, que proporcionará calor adicional en los fríos meses de invierno y ayudará a mantener el lugar fresco durante el verano.

Además de los detalles y las especificaciones del edificio, la aspiración de lograr un alto grado de sostenibilidad ha guiado todo el proceso. De ello es buena muestra la organización espacial de la casa. De esta forma, nos encontramos un espacio interior concebido para maximizar la luz natural, todo ello a través de la colocación inteligente de ventanas y tragaluces. En la sala de estar de doble altura, las ventanas altas orientadas al este y al oeste proporcionan luz durante todo el día y las claraboyas proporcionan luz en los lugares más oscuros.

Además, la arquitectura se expresa como volúmenes apilados uno encima del otro, que se articulan mediante el uso respectivo de madera y ladrillo. Las fachadas de madera desgastadas están hechas de un campamento de azobe reutilizado de 60 años. Los diferentes anchos del revestimiento y la hermosa pátina le dan a las casas un carácter tangible pero resistente. La parte inferior de las elevaciones está formada por una estructura de ladrillo de arena y cal y las terrazas de placas de acero reutilizadas, que hacen que la casa no solo sea sostenible, sino también en gran medida circular, en el que la huella ecológica es muy reducida.

En definitiva, parece muy claro que esta vivienda ofrece una perspectiva muy adaptada a los nuevos tiempos, en los que la sostenibilidad ambiental está cobrando una dimensión cada vez más importante.