Información sobre vivienda y economía

Un apartamento de lujo en Manhattan se vende con una rebaja del 41% en plena pandemia

Máximo descuento visto en el rascacielos One57 de Nueva York

NestSeekers
NestSeekers
Autor: Redacción

Uno de los áticos del rascacielos One 57, en la lujosa zona de Billionaires’ Row de Manhattan, se acaba de vender por 28 millones de dólares (24,8 millones de euros). Sería una operación millonaria en medio de la pandemia del coronavirus, si no supusiera el mayor descuento realizado en este edificio desde su inauguración, de hasta un 41% frente al precio que pagó el vendedor en 2014.

Los expertos del sector de lujo en Nueva York han analizado esta operación realizada el pasado 29 de mayo. Mientras el vendedor pagó 47,4 millones de dólares en 2014, ahora apenas lo ha logrado vender por 28 millones de dólares, unos 24,8 millones de euros al cambio actual.

“No es necesariamente indicativo del verdadero valor de mercado de la propiedad”, afirman los especialistas de Bloomberg, ya que además parece que tanto comprador como vendedor están relacionados de alguna manera.

Aun así, la compraventa es un paradigma de la caída de los altísimos precios que se han llegado a pagar por los apartamentos y áticos en los nuevos rascacielos de lujo en Manhattan. “Este precio de venta registrado marcaría el mayor descuento hasta la fecha en este rascacielos de más de 300 metros, y que marcó un ícono en su momento”, afirma Jonathan Miller, presidente de la tasadora Miller Samuel Inc.

One 57 fue el primer rascacielos de lujo que se desarrolló en Nueva York tras la crisis de 2008. Mientras otros proyectos sufrieron retrasos o se postergaron, este rascacielos fue avanzando hasta acabarse en 2014. Ese mismo año, se vendió uno de sus áticos por la friolera de 100 millones de dólares, rompiendo todas las marcas de la ciudad de Nueva York hasta el año pasado.

Ahora, los compradores de One57 han estado negociando la venta de sus casas con pérdidas a medida que proliferan nuevos proyectos en Manhattan y se crean un exceso de oferta de alto nivel, en medio de la disminución de la demanda. Ya en 2017, las reventas en este rascacielos promediaron unos precios por debajo del 25% frente a 2014, según datos de Miller Samuel.

“A esto se han unido ahora los efectos de la crisis económica por el coronavirus en el mercado de ultralujo, así como el aumento de los impuestos a las grandes transacciones en el estado de Nueva York”, concretan desde la tasadora Miller Samuel.