Información sobre vivienda y economía

Así es Open Sky, el megacentro comercial con teatro y ópera a las puertas de Madrid

Abrirá sus puertas en abril de 2020 y cuenta con una inversión de 160 millones de euros

“Un centro de vida”. Así es cómo define Raphaël Martin, presidente de Phalsbourg, al complejo de ocio que él y su compañía levantan en Torrejón de Ardoz, a 20 kilómetros de Madrid. Open Sky ve la luz al final del túnel y abrirá sus puertas en abril de 2020, tras varios intentos fallidos de apertura. El nuevo megacentro comercial contará con un escenario que albergará obras de teatro, ópera y conciertos de música, entre otras representaciones artísticas. Además, un espacio de coworking marcará la gran diferencia con sus competidores localizados en el Corredor del Henares. A seis meses del estreno, idealista/news visita el estado de las obras y repasa la actualidad del recinto con la cabeza visible del complejo de ocio.

“Hay que tener mucha valentía para construir un centro comercial”, afirma a este medio una reconocida personalidad del sector. Un arrojo que desprende el discurso de Martin. El presidente de la compañía que construye Open Sky muestra su seguridad e ilusión en el proyecto, a pesar de haber recibido un sinfín de críticas por las demoras producidas en el mismo. La cuenta atrás para el estreno ya ha comenzado para este centro comercial que ha contado con una inversión de 160 millones. Llama la atención en este sentido su diseño futurista inspirado en recintos ubicados en Dubái y su extensión: 90.000 m2.

Open Sky aterriza en un contexto donde todas las compañías buscan distinguirse del resto de centros comerciales. Ir a este tipo de recintos ya no sólo obedece a una necesidad de comprar. De hecho, el ‘retail’ pierde cada vez más peso. Son el ocio y otro tipo de servicios los que acaparan toda la atención mediática y los que sirven de reclamo para atraer a los visitantes. “Es una nueva vida de los centros comerciales”, afirma Martin.

En esta nueva idea basada en el lema ‘life style’, Phalsbourg cimentará su apuesta en la cultura. Porque la intención de la compañía francesa es que el cliente no sólo venga a gastar dinero en ropa, en artículos tecnológicos, en comida… también pretende que el usuario pueda disfrutar (gratis) de una ópera, un concierto o de una representación teatral en el mismo centro comercial. Un concepto que será posible gracias a un escenario y un anfiteatro separados por un lago central navegable de 12.500 m2.

“Todavía no tenemos cerrada nuestra programación cultural, pero la intención es hacerlo antes del mes de abril y anunciarlo cuanto antes”, explica Martin en este sentido. En la línea de este discurso, el presidente de la compañía sitúa a Open Sky en lo que él denomina la tercera generación de los centros comerciales: “Primero se ubicaban en el núcleo de las ciudades, porque todo estaba reunido en el mismo sitio. Luego vino el tiempo de los hipermercados donde los complejos de ocio se ubicaban en el extrarradio. Pero ahora la gente quiere disfrutar y pasarlo bien en estos lugares. De hecho, los supermercados están reduciendo también metros cuadrados para obtener otro concepto”.

En este sentido, la compañía confirma que Open Sky contará con un supermercado en un espacio reservado de 1.300 m2, en línea con esta nueva visión del negocio del sector alimenticio. Todavía no cuenta con un operador, aunque se espera que firme en breve con una gran cadena. En un principio tenía un acuerdo con Día, pero todo lo ocurrido tras la llegada de Fridmann -CEO de la compañía- al poder desbarató la operación.

Un coworking en un centro comercial del extrarradio

A pesar de querer diferenciarse de la competencia, no hay que olvidar que Open Sky no deja de ser un centro comercial. Y como tal ha de ofrecer a sus visitantes una interesante oferta en ‘retail’ y en restauración. En este sentido, Martin explica que el complejo contará con 114 tiendas y 32 restaurantes con marcas como Mango, VIPS o Fnac. Además, la presencia de un coworking (todavía sin operador) ha animado a los propietarios a abrir un local “más enfocado a comida de negocios con un menú que oscile entre los 30 y los 40 euros”, según afirman desde la compañía. Además, una clínica Asisa y una guardería darán cobertura sanitaria y educación al complejo. El ocio correrá a cargo de cadenas como Cinesa (11 salas de cine) y de Urban Planet con sus colchonetas para adultos. Por su parte, un túnel del viento y una tirolina harán las delicias de los más aventureros.

Con respecto a la tasa de ocupación, el promotor muestra su felicidad por el porcentaje alcanzado y por las previsiones de futuro. “Estamos al 75%, pero negociamos con otros dos o tres operadores. Lo normal sería que la tasa de ocupación en la inauguración oscile entre el 85% y el 88%”, explica el presidente de Phalsbourg.

Open Sky pretende atraer a diez millones de visitantes

Con la apertura de Open Sky, Torrejón de Ardoz contará con su segundo gran centro comercial, tras el Parque Corredor, que se encuentra en pleno proceso de reforma. La promotora se decantó por esta localidad por su cercanía con la capital y por el potencial número de visitantes. “Me gustaría tener 20 millones de usuarios el primer año, pero en realidad si llegamos a ocho o diez millones estaré contento”, asevera el promotor. Aunque Martin pronostica un crecimiento rápido para “poder alcanzar los 12 o 14 millones de visitantes muy pronto”.

Un recinto de ocio ecológico y sostenible

En materia de sostenibilidad, Open Sky se presenta como un centro comercial respetuoso con el medio ambiente. De hecho, obtendrá el certificado de eficiencia energética Breeam, según afirma la promotora. Un logro cimentado en un parking (4.000 plazas de aparcamiento) con ventilación natural, 7.5000 m2 de paneles fotovoltaicos, además de un vanguardista sistema de climatización de los locales. “El agua del lago sirve para refrigerar las estancias del Open Sky a través de un circuito cerrado. Por este motivo, el lago tiene una profundidad de dos metros para que el agua no se caliente en verano y quede siempre por debajo de los 30 grados”, explica Martin en este sentido. La cubierta es otro de los atractivos, porque está hecha de un material innovador de Porcelanosa, “que permite limpiar el aire para un total de hasta 30.000 personas”.

Además, por si no fuera poco, Martin ya piensa en el futuro de la zona y anuncia nuevos proyectos. Entre los planes de Phalsbourg también está construir junto al proyecto inicial un hotel y un outlet, cuya comercialización comenzará en breve y que pretende abrir en el año 2021. Un proyecto que contará con una inversión de 70 millones de euros y que pretende imitar al estilo de Las Rozas Village.