Información sobre vivienda y economía

Aticco, a por WeWork: aviva la guerra del ‘coworking’ con su sexto espacio en Barcelona

Fuente: Aticco
Fuente: Aticco

Barcelona, campo de batalla para los principales operadores de ‘coworking’. Aticco ha firmado hoy el acuerdo para alquilar un edificio en en el número 108 de calle Pallars, en pleno 22@ de Barcelona, tal y como han explicado desde la compañía a idealista/news. La compañía planta cara así a gigantes como WeWork, que ya cuenta con cinco centros de trabajo compartido proyectados en la capital catalana.

El nuevo centro tendrá 6.340 m2 más 700 m2 de terrazas. Su inauguración está prevista para septiembre de 2019 y completa así su apuesta por el 22@, ya que tiene otro centro en Poblenou, Aticco Med, ubicado delante de la playa de Llevant.

Este distrito continúa captando la atención de empresas nacionales e internacionales y se reafirma como el centro tecnológico de Europa. El acuerdo se ha realizado con el asesoramiento de Forcadell. Aticco tiene previsto trasladar allí su cuartel general.

“El diseño del nuevo edificio se plantea como un híbrido entre espacios de trabajo y de ocio.
De esta manera daremos respuesta a la demanda de empresas que buscan oficinas con un valor añadido para sus trabajadores”, explican desde el grupo.

Aticco Pallars contará con oficinas privadas, espacios de ‘coworking’, gimnasio, salas de reuniones, auditorio, espacios de eventos, cafetería y buffet, y párquing para sus ‘coworkers’. Además, como novedad, tendrá zonas creativas, salas de juegos, espacios para la siesta y workshops.

Aticco se gestó en mayo de 2016, casualmente, en otro ‘coworking’, tras ver posibles mejoras en este modelo en España. Con una inversión inicial de 300.000 euros, Aticco estrenó su primer espacio de casi 1.000 m2 en el corazón de Barcelona, en el número 52 de Ronda Sant Pere.

Entre los últimos movimiento de la compañía se encuentra el alquiler del edificio donde se ubicaban hasta ahora las oficinas de la empresa británica de videojuegos King, en el número 123 de la Avenida Josep Tarradellas, o el alquiler de la sede del PDeCat, que se vendió a un fondo asiático-catalán por 8 millones de euros, tal y como adelantó idealista/news.

Aticco ocupará los más de 2.000 m2 del edificio, que está ubicado en el número 339 de la calle Provenza. El PDeCat, que puso a la venta el inmueble por ser “demasiado grande para sus necesidades”, se trasladará a otro edificio y dejará este para la compañía de coworking.

Aticco sigue así explotando su negocio de ‘coworking’ en Barcelona, donde el pasado mayo firmó un acuerdo con Meridia Capital, capitaneada por el empresario catalán Javier Faus, para el alquiler del edificio MED1. Ubicado en el número 49 de Passeig García Faria, Aticco ocupará la totalidad de este: 3.400 m2 de espacio de oficinas y más de 1.400 me de espacios al aire libre y terrazas.

En marzo de 2018, además, el grupo cerró el alquiler de dos nuevas plantas en el edificio que ocupa en Ronda  Sant Pere, en el centro de Barcelona. La empresa recientemente ha sumado 2.000 m2 más, alcanzando una superficie de alrededor de 6.000 m2 y convirtiéndose en uno de los mayores ‘coworkings’ de toda España, plantando así cara a WeWork, Spaces o Utopicus, propiedad de Colonial.

'Coworkings', un lugar para crecer

Cada vez son más las empresas emergentes que encuentran en los espacios de coworking como Aticco el lugar perfecto para crecer. Frente a la rigidez del mercado inmobiliario tradicional, los espacios flexibles ofrecen a los nuevos modelos de negocio la oportunidad de transformarse tantas veces como quieran.

Además su oferta no se limita a m2, sin que este tipo de compañías también  ofrecen servicios complementarios para gestionar cualquier necesidad que la empresa tenga: desde asesoría fiscal, a organización de eventos, gestión de recursos humanos o servicio de catering para los trabajadores. Algo muy valorado sobre todo para empresas extranjeras que no conocen el contexto económico-social.

Los espacios de trabajo ya no se conciben como meras oficinas con mesas y sillas, sino que tienen que aportar un valor adicional -sostienen desde Aticco-; y ahí es donde radica el éxito de los ‘coworkings’”. “El contacto con una comunidad compuesta por empresas de distintas dimensiones y características, permite a los ‘coworkers’ tener un ‘networking’ orgánico y fluido.