Información sobre vivienda y economía

Madrid 2016: cómo han afectado históricamente las olimpiadas a la vivienda

 La celebración de los juegos olímpicos inyecta liquidez y grandes beneficios económicos en las ciudades olímpicas. Jones lang lasalle analiza en su informe “más allá del oro: el impacto de los juegos olímpicos en mercados inmobiliarios” los beneficios que ha dejado en el sector residencial de cuatro ciudades: seúl (1988), Barcelona (1992), atlanta (1996) y sydney (2000)

Con la celebración de los jj.oo. La consultora inmobiliaria asegura que en el mercado residencial se producen dos impactos, uno a corto plazo sobre las rentas y precios de las viviendas en determinadas localizaciones y otro impacto a largo plazo sobre nuevos centros residenciales y un stock de viviendas actualizado

El informe asegura que mientras en las olimpiadas de Barcelona y seúl se registraron rápidos incrementos en los precios y las rentas de las viviendas, atlanta o sydney apenas experimentaron subidas. De las cuatro ciudades olímpicas, Barcelona fue la que registró el mayor impacto en el mercado residencial. Entre el periodo 1986-1993 el precio de la vivienda se revalorizó entre un 250% y un 300%

En cambio, en sydney el precio medio de la vivienda se incrementó cerca del 50% entre 1996 y 2000

Sin embargo, el mayor impacto de las olimpiadas en el sector residencial no está en los precios ni en las rentas, sino en el desarrollo de los nuevos distritos alrededor de la villa olímpica

Una vez más el impacto más pronunciado lo recibió Barcelona donde la construcción residencial se incrementó un 23% entre 1988 y 1991, en comparación con los aumentos del 5% en el sector de hoteles y un 12% en el mercado de oficinas

En seúl y Barcelona sus villas olímpicas se convirtieron en nuevos centros urbanos. En cambio, el mercado residencial de sydney vio un aumento del parque de viviendas con la creación de newington village

Las olimpiadas también han ayudado a hacer más atractivas determinadas zonas de la ciudad olímpica, gracias a la inversión en infraestructuras, servicios, transporte, o zonas públicas, como parques o pasos de cebra

Si la experiencia de estas cuatro ciudades sirviera de guía, Madrid podría  registrar también un impacto pronunciado en el sector residencial aunque no tan fuerte como Barcelona según los expertos