Información sobre vivienda y economía

Los inquilinos afectados por la subasta de gallardón recelan de las intenciones de lazora para sus viviendas

Los inquilinos de las cuatro promociones de vivienda social de Madrid que previsiblemente pasarán a ser propiedad de lazora siguen en pie de guerra. En cuanto se confirme que lazora es la nueva empresa propietaria de las viviendas, concertarán una reunión para mantener inalteradas las condiciones del contrato de arrendamiento

A falta de la autorización definitiva de la comunidad de Madrid, lazora, la mayor sociedad de vpo en alquiler de España, se llevará por 65 millones de euros la subasta de 630 viviendas sociales de la empresa municipal de vivienda y suelo (emvs). Y la reacción de los inquilinos no se ha hecho esperar. Elisa nager, una de las portavoces de la plataforma de los afectados por la subasta de la emvs, ha explicado a idealista news que mantendrán una reunión con lazora para dejar inalterados los términos de los contratos de arrendamiento

El bastión del acuerdo es mantener la condición de que al acabar el contrato de alquiler al cabo de 10 años (momento en que pierdan la calificación de viviendas protegidas y salgan al mercado libre) los inquilinos tengan preferencia para comprar las casas. Sin embargo, fuentes del sector aseguran que “la forma de actuar de lazora no es esa”, pues su negocio es gestionar un parque de viviendas en alquiler, con lo que dan pie a pensar que las viviendas sociales dentro de 10 años no se venderán a los inquilinos, que ya muestran su miedo a que esta posibilidad pueda esfumarse

Elisa nager recuerda que el ayuntamiento de Madrid ha vendido los pisos con “los inquilinos dentro, con lo que también nos ha vendido a nosotros”. La plataforma de afectados ha emprendido acciones legales y ya ha interpuesto una demanda contra el ayuntamiento. Argumenta que la ley sólo permite vender el edificio protegido en su totalidad, cuando en dos de las promociones- carabanchel y vallecas- los locales comerciales y los garajes ya se vendieron a particulares. También se basa en que con el cambio de dueño es posible que se encarezca el alquiler. Por el momento, pagan entre 400 y 700 euros al mes. Sin embargo, lazora ya ha comunicado que los contratos actuales de los beneficiarios no sufrirán ningún cambio, incluida la renta mensual y el plazo

Nager muestra su enfado por más puntos, como que el ayuntamiento hace caso omiso a sus peticiones de reparaciones de desperfectos de sus casas o como que la forma de comunicarles la subasta de las viviendas no fue uniforme, sino que sólo informaron a algunos vecinos a través de cartas ordinarias. “Además, todo se ha hecho tan rápido que da qué pensar”, sentencia

Por su parte, lazora asegura que si definitivamente son los adjudicatarios de las viviendas sociales elaborará un plan de actualización y mejora de los edificios adquiridos para adecuarlos a los estándares de la compañía que incluirá la instalación de zonas infantiles, wifi gratuito en todo el edificio o nueva jardinería

Noticias relacionadas:

Madrid construirá más vpo en alquiler y menos para comprar