Información sobre vivienda y economía

5 falacias sobre el alquiler de viviendas en España

varias falacias sobre el alquiler de viviendas

En España la idea de tener una vivienda en propiedad está muy enraizada, algo que muchos expertos quieren cambiar para impulsar el alquiler y salir de la crisis inmobiliaria. Sin embargo, flaco favor hacen al mercado de alquiler varias falacias como que alquilar es tirar el dinero o que el arbitraje resuelve los conflictos en tiempo récord

Expertos como Antonio carroza, consejero delegado de alquiler seguro, Jaime álvarez, director de la revista pública subasta, y Miguel córdoba, profesor agregado de economía financiera de la universidad ceu-san Pablo, nos aportan varias falacias que perjudican el alquiler en España:

1.- alquilar es tirar el dinero: no es cierto, simplemente es pagar por un servicio que se recibe, como por cualquier otro servicio. El poder vivir en una casa tiene unas ventajas y unos inconvenientes, igual que el casero también tiene sus ventajas e inconvenientes. Todo depende del precio del alquiler y del coste de las hipotecas. Según Miguel córdoba, “en Alemania, que es un país mucho más rico que España y los sueldos son el doble de altos, el 80% de los alemanes vive de alquiler, y no creo que los alemanes sean precisamente tontos”. Además, los expertos dejan una sencilla reflexión: con el precio de la vivienda cayendo... ¿quién destruye más dinero en la vivienda el que paga una simple cuota o que ve cómo su vivienda se deprecia varios miles de euros cada año?

 

2.- el propietario vive de las rentas: existe la falsa creencia de que los arrendadores viven de las rentas y poseen numerosos inmuebles y grandes patrimonios. Carroza señala que en la actualidad muchos de los propietarios que deciden ofrecer sus inmuebles en alquiler corresponden al perfil de familias que aún están pagando sus hipotecas y han decidido cambiar de vivienda. También podemos ver una sencilla reflexión que desmonta esta creencia. La rentabilidad bruta de alquilar una vivienda en Madrid está en el 4,3%, a ese porcentaje hay que restarle impuestos, fiscalidad, mantenimiento, pérdidas por los periodos de la vivienda vacíos y a veces seguros. Actualmente muchos depósitos bancarios, bonos o acciones ofrecen una mayor rentabilidad

 

3.- el arbitraje resuelve conflictos y logra el desahucio en 25 días: un árbitro no puede resolver el problema. En los últimos años se ha generalizado el recurso al arbitraje como medio de resolución de conflictos en el alquiler de vivienda y como sustituto de la vía judicial. En el momento que un inquilino deja de pagar la renta, evidencia su falta de voluntad, se convierte en moroso, por lo que un árbitro no puede resolver el problema. Antonio carroza apunta que “para más inri, un laudo arbitral carece de poder ejecutivo, por lo que en el caso de estar en desacuerdo con él, cualquier inquilino que deja de pagar su renta está en desacuerdo con abandonar la vivienda, tan solo un juez podrá obligarme a cumplirlo”. Cuando se recurre el arbitraje hay que tener en cuenta que es un método aceptable, pero no es la panacea

 

4.- comparar el alquiler con la cuota hipotecaria: lo que hay que comparar son los gastos. El alquiler es enteramente un gasto, mientras que la cuota del banco no es todo gasto. Una parte son intereses (gasto) y otra es la devolución del capital (ahorro). Sin embargo, álvarez recuerda que el problema es que actualmente si el precio de la vivienda sigue cayendo, se va perdiendo ese supuesto ahorro, por lo que pasaría a ser un coste. Igualmente, a la hora de hacer los números conviene no hacerse trampas en el solitario o dejar que nos distorsione la realidad porque dependiendo del número de años al que abramos la hipoteca o de la entrada que hayamos dado, nos puede salir una cuota u otra muy diferente

 

5.- es igual vivir de alquiler que en una casa propia: Jaime álvarez señala que habitualmente, aunque no siempre, en una casa en propiedad la persona se esmera más en la decoración y cuidado de la misma porque es suya. Puede hacer la obras que quiera, colgar los cuadros que le apetezca o reformar la cocina y el baño cuando desee. Por eso, dice, no se pueden comprar estos dos conceptos aunque ambos son válidos para diferentes etapas de la vida

 

Noticias relacionadas:

6 medidas para mejorar el alquiler de vivienda

Casi uno de cada tres pisos en alquiler de las grandes ciudades baja de los 700 euros (tabla)