Información sobre vivienda y economía

Retrofuturismo: así imaginaban la casa del futuro en el siglo pasado (fotos)

Wikimedia commons
Wikimedia commons
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

¿Cómo te imaginas la casa del futuro? Ante esta pregunta, las posibilidades son infinitas. Aunque en general las predicciones suelen girar en torno a robots y electrodomésticos que funcionan de forma autónoma mientras se comunican con un ‘smartphone’. 

No somos los únicos que fantasean con cómo será un hogar de una época posterior a la actual. Si nos remontamos al pasado, podemos encontrar los augurios de nuestros predecesores. Algunos con más acierto que otros, predijeron moradas cada vez más tecnológicas y nuevos materiales. Te mostramos las ideas de aquellos visionarios.

 

Esta era la pinta con la que el arquitecto George Frederick Keck se imaginaba la ‘Casa del Futuro’. Es una ilustración de un diseño de Keck para la Feria Mundial de Chicago celebrada en 1933. Tiene nada más y nada menos que diez lados. Pobre del que tuviera que limpiar los cristales.

 

La empresa de electrónica Radio Corporation America (RCA, desaparecida en los 80) creó su propia versión de una vivienda futurista en 1939. Por supuesto, el comedor estaba plagado de televisores y emisoras de radio. Tenía un proyector de películas, una grabadora de sonidos e incluso una máquina de fax que proporcionaba el periódico cada mañAna.

 

El interior de las casas también se modernizaba. En los 40 ya soñaban con una televisión de enorme pantalla. El aparato de la imagen proyecta las imágenes en la pared. Aunque en Estados Unidos los televisores aparecieron en los años 20, la Gran Depresión frenó su avance. Resurgieron después con más fuerza, aunque durante la II Guerra Mundial seguían siendo solo un juguete de los más ricos.

 

En los 50, lo que se llevaba eran los botones. Los adelantados de la época veían un futuro plagado de este mecanismo de acción: coches que se arrancaban con botones (una idea bastante acertada), colegios con botones y casas plagadas de botones para abrir las ventanas y hacer café. Se hablaba incluso de reconocimiento de huellas dactilares y comandos de voz. No iban mal encaminados.

 

Los botones de los 50 estaban pensados para instalarse en pisos de cristal. La imagen es obra del ilustrador y diseñador industrial Arthur Radebaugh y está incluida en su serie de cómics de 1958 ‘Más cerca de lo que creemos’. El vidrio protegería a los habitantes de estas casas cristalinas de la lluvia, la nieve y el frío.

 

La visión del artista Charles Schridde de un hogar bien podría ser el chalé playero de algún personaje famoso actual. Esta es una ilustración perteneciente a una campaña publicitaria de 1961 para la marca Motorola.

 

También en los 60, había quien pensaba que el plástico era el material definitivo. Un equipo de arquitectos rusos participó en un proyecto para construir en Leningrado una vivienda fabricada totalmente en este material, mucho más ligero que el cristal. Las ventanas estaban hechas de metacrilato, como las cañerías, y hasta el papel de las paredes era una película de PVC.

A finales de la década, la verdadera casa del futuro (prevista para el 2001) aparecía en este vídeo emitido en el programa ‘El siglo XXI’ de la CBS. Había sido diseñada por las empresas Philco y Ford. Como en los 50, la clave estaba en los botones. Sin embargo, ahora todo podía manejarse desde una mesa de control. En las imágenes aparecen altavoces integrados en las habitaciones, paredes que cambian de color e incluso una televisión 3D.

 

Una vez en los 70, los robots cobraron protagonismo. En esta ilustración del libro ‘Ciudades del Futuro’ aparece un camarero mecánico que acerca las bebidas a los amos de la casa. Sus autores también predijeron que en el futuro (concretamente, en 1990), las cartas se enviarían electrónicamente: el texto se pondría enfrente de un lector que enviaría la información a un satélite.

Creative commons
Creative commons
 

Los hologramas se pusieron de moda en los 80. En el número de febrero de 1982 de la revista ‘The Futurist’, una ilustración  de Roy Mason mostraba un salón convertido en ‘sensorium’, una habitación donde los habitantes de la casa pudieran relajarse mirando los hologramas que aparecen en el centro de la sala.

Y ya entrados los 90, Microsoft dio su visión de la casa del siglo XXI en la serie de vídeos ‘La vida en el futuro’.  Al fin, habían llegado las ‘smart homes’.En 2004, las cerraduras serían sustituidas por lectores de retina y huella dactilar; y la televisión sería inteligente. ¿Cómo será la casa del 2050?