Información sobre vivienda y economía

Europa pone la cara roja a España y denuncia que no debe haber un plazo para que los afectados recurran las cláusulas abusivas

tarjeta roja a españa
Gtres

No hay plazo para recurrir las cláusulas abusivas en las hipotecas. Así de tajante se ha mostrado la Comisión Europea ante el Tribunal Europeo de Justicia. Entiende que el plazo de un mes que estableció el Gobierno español para que los afectados por las cláusulas abusivas recurrieran la sentencia que ratificaba el embargo de su vivienda es contrario al derecho comunitario. 

Luxemburgo juzgaba el caso de una pareja de Martorell que recurrió un día después del plazo establecido (del pasado 7 de septiembre al 7 de octubre de 2014) unas cláusulas abusivas de su hipoteca en Unim-BBVA. Para la Comisión no hay plazo para recurrir cláusulas abusivas, tal y como recalca el despacho de abogados Navas & Cusí

El Gobierno puso un “parche” a la legislación española al prever sólo el plazo de un mes para que el afectado hipotecado pudiera recurrir la sentencia que dictara el embargo de su casa como consecuencia de una ejecución hipotecaria aquejada por cláusulas abusivas. Además, otro inconcebible fue cómo se notificó esta medida de calado para los afectados. No hubo publicidad por parte de los legisladores y se incluyó en una ley que poco tiene que ver con esta materia: en el Decreto Ley sobre Material Concursal.  

Esta medida “preclusiva” la llevó a cabo el Gobierno español después de que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictada el pasado 17 de julio de 2014 pusiera en evidencia que en nuestro país un banco podía recurrir cuando el juez apreciara una cláusula abusiva en una ejecución hipotecaria y, sin embargo, el consumidor no podría hacer lo mismo en caso contrario, es decir, la balanza estaba absolutamente desequilibrada favoreciendo claramente a la banca. 

Según Navas & Cusí, tanto los abogados del Estado español como los defensores de la entidad financiera, Pérez-Llorca, alegaron la necesidad de la existencia de plazo “por seguridad jurídica”.

Ante la inacción de la Comisión, el pasado mes de diciembre Navas & Cusí presentó escrito de queja ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo y el pasado 4 de febrero presentó reclamación ante la Defensora del Pueblo Europea. “La Comisión conoce que la legislación española sigue teniendo lagunas; así lo expresa con contundencia en Luxemburgo; que nos expliquen por qué entonces nuestra queja y el proceso de infracción está congelado”, apunta Juan Ignacio Navas, socio-director del despacho de abogados. Prevé una avalancha de reclamaciones si finalmente Luxemburgo confirma la tesis de la Comisión.