Información sobre vivienda y economía

España pone trabas al autoconsumo energético mientras se potencia en Alemania, Francia o Portugal

El borrador del real decreto sobre el autoconsumo energético presentado por el Gobierno convertiría a España en uno de los países más restrictivos en la implantación de energías renovables en los hogares. Entre las medidas más polémicas se encuentran el llamado "impuesto al sol" (pagar por seguir conectado a la red general) o el más que posible canon por usar baterías, ambas contrarias a la tendencia del resto de países europeos. 

Una regulación sobre el autoconsumo que lleva siendo necesaria desde la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, con Miguel Sebastián en la cartera de Industria y que todavía no ha llegado a concretarse con el Ejecutivo de Mariano Rajoy y José Manuel Soria como ministro.

Este limbo legislativo, la crisis económica y los primeros borradores del decreto ley que hablaban de varios peajes, como pagar por estar conectado a la red, ha influido negativamente en la instalación de nuevos megavatios procedentes de energías renovables en los últimos años.

La más afectada ha sido la energía fotovoltaica, la que más se utiliza para el consumo autónomo de las viviendas, con placas solares en los tejados o terrenos colindantes. “La inseguridad jurídica y la amenaza de ese impuesto al sol suben artificialmente los precios de la fotovoltaica en España y paralizan una opción rentable y sostenible”, avisan desde la UNEF.

Alemania, a la vanguardia de las renovables

La instalación de nueva capacidad fotovoltaica en España prácticamente se ha paralizado. En 2014, en España solo se instalaron 22 MW. Mientras que en otro países del entorno como Gran Bretaña se llegaron a instalar 2.270 MW de nueva capacidad fotovoltaica; en Alemania, 1.900 MW o Francia, 1.000 MW en el mismo periodo.

El año pasado se batió un nuevo récord de potencia fotovoltaica instalada en el mundo, con la incorporación de casi 40 GW, para un total de 177 GW, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Países como China, con 10,6 GW, o Japón (9,7 nuevos GW) ponen a Asia a la vanguardia de la energía basada en el sol.

“Paradójicamente, España cuenta con una de las industrias líderes en la tecnología solar y con las mejores condiciones ambientales de Europa” contrastan desde la UNEF. Mientras España tiene un 65% más de irradiación solar que Alemania, el país germano tiene instalada un 600% más de capacidad fotovoltaica que España.  Y es que Alemania cuenta con 38,2 GW frente a los 5,4 GW de energía fotovoltaica instalada en España. Italia también supera a España con 18,5 GW y prácticamente está igualada con  Francia (5,7 GW) y Reino Unido (5,1 GW).

La legislación en los países de nuestro entorno

Alemania ha hecho una apuesta muy fuerte por las energías renovables frente a las convencionales, con el objetivo de acabar con la dependencia de la energía nuclear. El Gobierno de Angela Merkel ha establecido una política de cierres controlados de las centrales nucleares para abandonar esta energía en 2022. Por ello, está apostando por la energía solar pero también por la eólica.

El parlamento alemán ha establecido políticas de desarrollo de las energías renovables y para el autoconsumo. Por resumir, se fomenta la instalación de placas, molinos u otros sistemas de autoproducción, permitiendo que inyecten la energía sobrante que generen a la red de consumo recibiendo una contraprestación, ya sea en dinero o en kilovatios, lo que se llama Balance Neto.

Se estima que el país germano cuenta con más de un millón de instalaciones. Y desde 2013 va más allá favoreciendo la instalación de baterías para los sistemas solares. Con ello permite guardar la energía sin cobrar ningún peaje. Las instalaciones domésticas de menos de 10kW están exentas de pagar tasas, mientras que las instalaciones mayores vayan abonando cada año un poco más de tasa mientras pueden ir amortizando la inversión.

Mientras, en Francia ya piensan también en acabar poco a poco con la dependencia de la energía nuclear, y pretende aumentar la cuota de energías renovables en el sistema en un 32% en 2030.

Portugal también se ha adelantado a España y desde octubre de 2014 ya concreta la regulación del autoconsumo. Para el pequeño autoconsumidor por debajo de los 1,5 kW no hay más que hacer una mera notificación para poder disfrutar de un sistema de autoconsumo. Además, permite vender los excedentes a la red a precio de mercado.

Nuevo impuesto por almacenar la energía

El borrado incluye además una nueva tasa para los hogares que tengan sistemas de almacenamiento de la energía que consumen. Solo los autonconsumidores que se desconecten completamente de la red podrían utilizar sin ningún tipo de impuesto las baterías u otros sistemas de almacenamiento.

El Real Decreto 1699/2011 ya prohíbe la instalación de baterías entre la plataforma de generación de la energía y el contador conectado a la red general. Sin embargo, las nuevas  tecnologías de las placas fotovoltaicas ya incluyen baterías en sus instalaciones.