Información sobre vivienda y economía

La solución si no se puede vender o alquilar una casa heredada: uso exclusivo por turnos

Autor: Redacción

Con motivo de una herencia es frecuente que varias personas puedan compartir la titularidad de un mismo bien, en muchas ocasiones una vivienda. Aunque normalmente la intención de los herederos suele ser vender o alquilar la propiedad heredada para sacarle un rendimiento económico, es habitual que en este tipo de inmuebles en proindiviso –esto es, sin dividir– puedan surgir diferencias entre sus titulares y hacer la propiedad invendible. Ahí surge un nuevo conflicto: ¿Quién y cuándo puede hacer uso de la casa?

En principio todos los propietarios tendrían derecho al llamado ‘uso solidario’ pero, si es imposible por falta de entendimiento o por la naturaleza del bien, lo lógico sería que alcanzasen cuanto antes un acuerdo para su aprovechamiento en aras a evitar problemas. No siempre es posible. Para estos casos, una reciente sentencia del Tribunal Supremo ofrece una solución: uso exclusivo por turnos y por periodos sucesivos y recurrentes.

El dictamen del Supremo responde al caso de tres demandantes enfrentados entre ellos que, ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo para el uso solidario de la vivienda, plantean que se establezca un uso por turnos alternos y sucesivos del inmueble entre los copropietarios. De hecho, la sentencia reconoce que la utilización de la finca por uno solo de los partícipes en la comunidad hereditaria debe considerarse ilegítima si excluye el goce y uso de los demás.

Según apunta Salvador Salcedo, abogado del despacho Ático Jurídico Salcedo Abogados, “el Tribunal Supremo propone que se establezca el uso por turnos de la vivienda común de tal manera que todos los copropietarios puedan disfrutar del inmueble en exclusiva durante periodos sucesivos y recurrentes”.

Para articularlo, la sentencia se decanta por un “sucesivo y cronológico uso exclusivo de la vivienda” por cada uno de los comuneros, tal y como solicitan los demandantes, dado que la norma general de solidaridad y simultaneidad no puede entenderse de modo absoluto y para todo supuesto.

Según especifica la doctrina del tribunal, el reparto de los turnos se hará por sorteo y los gastos de la vivienda serán asumidos por cada partícipe según el coeficiente de uso. 

Además, según apunta Salcedo, “al margen de la solución alternativa que conlleva el uso por turnos de la vivienda común, cabría también la posibilidad de ceder en alquiler el inmueble en proindiviso”. 

En última instancia, de no resultar satisfactoria ninguna de las opciones anteriores, el experto de Ático Jurídico recuerda que “siempre queda la opción de extinguir el proindiviso, a instancia de uno o más copropietarios, vendiendo la vivienda y repartiendo posteriormente el dinero conforme a la cuota que a cada uno de los partícipes corresponda”.