Información sobre vivienda y economía

El 'hágalo usted mismo' llega a la construcción de casas

Un proyecto de autoconstrucción
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Diseñar y construir una casa de forma rápida, barata y para todos los públicos. Aunque el 'házlo tú mismo' se haya puesto de moda en el siglo XXI, el arquitecto alemán Walter Segal demostró hace décadas no solo que era una alternativa viable, sino que iba mucho más allá del ámbito de la decoración.

A finales de los 70, el municipio londinense de Lewisham decidió emprender un proyecto de autoconstrucción con el método Segal, basado en un sencillo principio: no es necesario ni demasiado dinero ni demasiada experiencia para construir una vivienda. "Todo lo que necesitas hacer es cortar una línea recta y perforar un agujero recto", señalaba el arquitecto.

Jóvenes y ancianos se dedicaron a construir sus propias casas de madera bajo su supervisión en las que pasaron a llamarse las calles Walter Way y Segal Close. En todo Reino Unido, aún se conservan hoy 200 hogares diseñados con su método.

La prestigiosa Architectural Association, la escuela independiente de arquitectura más antigua de Reino Unido, está recordando la importancia de este anarquista defensor de la sostenibilidad en la construcción con una exposición en Londres.

Ahora, muchos otros rinden tributo indirectamente al visionario de la autoconstrucción con sus proyectos para construir viviendas ‘DIY’. El también británico Alastair Parvin recuperó las ideas de Segal en 2013 con WikiHouse.

Este diseñador se preguntó por qué los ciudadanos no podían levantar sus propias viviendas sostenibles y creó esta plataforma sin ánimo de lucro. En la web pueden descargarse gratuitamente los planos para construir una pequeña casa modular personalizable con paredes de yeso o contrachapado. Quien quiera puede adquirir los materiales por 14.500 libras (18.000 euros) y montar su propia WikiHouse en tan solo uno o dos días.

Lógicamente, los que deseen realizar todo el proceso de construcción de la casa por su cuenta necesitarán  un poco más de tiempo. Según esta plataforma, precisarán de 3 o 4 semanas para preparar y cortar las materiales y un par de semanas para montar las piezas cual Lego. 

Además, aunque con estos planos gratuitos ya no necesitas arquitecto para que te haga el diseño de la vivienda, en España sí necesitarás uno como proyectista y director de obra, según lo establecido en la Ley de Ordenación de la Edificación, como ha explicado el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid a idealista/news

Pop-House, una vivienda de de bajo consumo energético

Construir una casa pasiva para conseguir un bajo consumo energético es uno de los objetivos del estudio arquitectónico francés MultiPod Studio con su Pop-Up House. El otro es que quien quiera hacerlo, pueda erigir en tan solo cuatro días una de estas viviendas.  

El estudio puede personalizar la Pop-Up House para cada cliente, si bien el prototipo es una estructura de 150 metros cuadrados con una cocina, un salón, dos baños, una cama de matrimonio y otras dos más pequeñas, una terraza y una oficina que cuesta unos 30.000 euros. Láminas de madera y un aislamiento de poliestireno expandido conforman este hogar que podemos tener terminado en un visto y no visto.

Pese a que el proyecto parecía concebido para que sus residentes pudieran  presumir de haber construido íntegramente su propio hogar, en realidad MultiPod Studio permite al dueño personalizar el diseño de su casa, pero será un arquitecto el que coordine en todo momento la instalación. Después, los propios dueños sí pueden realizar las labores de electricidad, fontanería e instalación del sistema de climatización, además de participar en los acabados finales.

Monta tu propia casa portátil

Al otro lado del charco, al diseñador estadounidense Alek Lisefski se le ocurrió que "menos casa, más vida" podía ser un buen lema para su proyecto arquitectónico y existencial. Su Tiny Project es una pequeña construcción de madera que deja filtrar la luz del sol a través de sus cristaleras. Lo más peculiar es que la estructura va sobre ruedas, convirtiéndose así en una coqueta vivienda portátil en la que se pueden instalar incluso paneles solares.

Lisefski quiere animar a todos los que no puedan pagar el alquiler o la compra de una vivienda a que se construyan su propia casa. Vende por 250 dólares en su página web (227 euros)  una completa guía que incluye planos, además de esquemas eléctricos y de fontanería, para que quien desee construirse una vivienda como la suya pueda hacerlo fácilmente.

Aunque nos ahorremos el coste del suelo viviendo en una casa portátil, sí es necesario comprarse un remolque capaz de desplazar esta vivienda de 4 metros de largo y 2,5 metros de ancho. Por eso, la construcción le costó a Lisefski un total de 30.000 dólares (27.000 euros).  Eso sí, nada nos garantiza que nuestro hogar nos vaya a quedar tan bien como a él.

Hace unos meses, la firma estadounidense Deltec Homes decidió ir un poco más lejos que los proyectos anteriores y presentó la DIY Collection,  una completa colección de casas prefabricadas. Con un manual de instrucciones algo más complejo que el de los muebles de Ikea, cualquiera puede adquirir su kit de materiales por unos 30.000 dólares (27.000 euros) y fabricarse su propia vivienda.

Después de casi medio siglo de vida, esta firma decidió subirse al carro del 'do it yourself' por una sencilla razón: se dieron cuenta de que sus clientes querían los planos para construir su propia casa. Así que decidieron ofrecerlos para que cualquier pudiera erigir sus estructuras.

No obstante, es probable que muchos apasionados del 'hazlo tú mismo' no se atrevan a gastarse una elevada suma de dinero en materiales sin saber si serán capaces de hacerlo. Al fin y al cabo, ya sabemos que los muebles de Ikea no siempre nos quedan como en el catálogo.

Aquellos que quieran iniciarse en el mundo de la construcción de viviendas pueden empezar por proyectos más modestos. Por ejemplo, cualquiera puede construirse la casa más pequeña del mundo,  que dispone de una superficie de tan solo un metro cuadrado, por tan solo 250 euros. Con unas planchas de madera, unas mamparas y unas ruedas, es posible disponer de este habítaculo 'do it yourself' antes de emprender proyectos más ambiciosos.

De hecho, quien quiera  rendir un homenaje a Walter Segal, pionero de la autoconstrucción décadas antes de que el 'hazlo tú mismo' se convirtiera en tendencia, puede comenzar a estudiar  sus planos.

Aunque nunca lleguemos a ser unos expertos arquitectos ni unos hábiles albañiles, muchas compañías quieren ayudarnos a que levantemos, con algo de ayuda y asesoramiento, una modesta casa de madera. Así podrás enorgullecerte de haber puesto la primera piedra de tu casa, o para ser más precisos, la primera pieza.