Información sobre vivienda y economía

Ayuntamiento, Fomento y DCN acercan posturas para desatascar la 'Operación Chamartín'

Autor: Redacción

La mesa de negociación por la 'Operación Chamartín' formada por el Ayuntamiento de Madrid, Adif y Distrito Castellana Norte (DCN) parece dar sus primeros frutos y está diseñando lo que será el nuevo proyecto. Las conversaciones se centran en retomar las dimensiones iniciales del proyecto: con más de 3,1 millones de m2 para levantar viviendas, oficinas y zonas comerciales. El cambio pasa por mantener el coeficiente de edificabilidad en el 1,05, pero dando más peso al área destinada al centro financiero y rebajando las zonas residenciales.

El principal punto de fricción entre Ayuntamiento de Madrid y los promotores de Distrito Castellana Norte (DCN) pasaba por las dimensiones del proyecto. Mientras DCN pretendía levantar más de 16.000 viviendas en más de 3,1 millones de m2. Mientras el Consistorio municipal lo redujo prácticamente a la mitad en su proyecto de Madrid Puerta Norte, reduciendo el área urbanizable. Sin embargo, en ambos proyectos e mantuvo el coeficiente de edificabilidad en el 1,05.

El nuevo punto de acuerdo pasa por volver a retomar las dimensiones iniciales de 3,1 millones de m2 pero concentrar la edificabilidad en la zona destinada al centro financiero, lo que supondrá reducir el resto, sobre todo, la parte residencial.

Además, se pretende concentrar las zonas verdes y la parte dotacional en los terrenos más cercanos al barrio de Fuencarral.

Hay mucho en juego, sobre todo, para Adif y el Ministerio de Fomento, ya que cuentan con los beneficios de la venta de los actuales terrenos que ocupan las líneas férreas, que serían soterradas, para financiar su plan de Cercanías. Una cantidad que asciende a 1.200 millones de euros, y del que además ya ha realizado actuaciones contando con este dinero.

Todo cambio supondrá un nuevo proyecto sobre el ya votado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, y que fue desestimado por el Gobierno municipal. Para intentar acelerar el proceso, en caso de llegar a acuerdo, pasa por modificar el Plan Parcial y el Plan General de Ordenación Urbana, con lo que podría llegar a concretarse a finales de 2017, principios de 2018.