Información sobre vivienda y economía

La banca española vendió 70.000 activos en 2016, pero perdió 6.000 millones por el lastre del ladrillo

Autor: Redacción

Los bancos españoles siguen centrados en vender activos improductivos para conseguir reducir el peso del ladrillo en sus cuentas.

Solo durante 2016, Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Popular y Bankia lograron vender 70.129 inmuebles por unos 10.463 millones de euros. Una cifra que arroja una media de 192 transacciones al día, incluyendo viviendas, suelos y oficinas.

A pesar de que la cifra es elevada, lo cierto es que los balances de las grandes entidades financieras españolas siguen contando con más de 100.000 millones de euros ligados al sector inmobiliario. La mayor parte, unos 68.000 millones de euros, son inmuebles, mientras que el resto son créditos fallidos concedidos principalmente a promotores. En total, esos activos improductivos y no estratégicos suponen aproximadamente un 15% del balance de la banca y están cubiertos vía provisiones en un 50%.

Dicho porcentaje es muy superior al que registran otras entidades europeas.: en Francia, el porcentaje se reduce hasta el 3%, mientras que en los países nórdicos ni siquiera supera el 2%.

Así pues, y aunque los expertos valoran positivamente los esfuerzos que está haciendo la banca doméstica, creen que el ladrillo seguirá siendo durante años uno de los grandes lastres del sector. Los analistas de la agencia de calificación crediticia Standard&Poor’s creen que el porcentaje se reducirá este año hasta el 13% y que en 2018 caerá hasta el 11%, lo que significa que dentro de dos años la cifra seguirá siendo de dos dígitos.

La buena noticia es que, poco a poco, la banca empieza a ver la luz al final del túnel. Tanto para S&P como para el banco de inversión Goldman Sachs, lo peor ha pasado para el sector, que ahora debería remontar posiciones gracias a la recuperación económica española y la mejora de los precios inmobiliarios. Tanto es así que muchas firmas de análisis, Goldman entre ellas, están recomendando a los inversores tener en cartera acciones de algunos bancos.

Con todo, no podemos olvidar que la carga de activos improductivos en el sector financiero doméstico le ha llevado a registrar unas pérdidas de 6.000 millones de euros en 2016, de las que la mitad han sido ‘culpa’ de Popular. La exposición inmobiliaria ha costado unos 1.125 millones a Caixabank, unos 910 millones a Sabadell, otros 600 millones a BBVA y otros 326 millones a Santander.

Fuente: Cinco Días
Fuente: Cinco Días