Información sobre vivienda y economía

BBVA espera más subidas del precio de la vivienda y mayor inversión residencial hasta 2018

Las perspectivas del mercado de la vivienda para los próximos dos años dibujan cada vez un escenario más alcista. Los últimos pronósticos sobre el sector residencial que ha hecho BBVA Research apuntan a más subidas de precios y a una inversión mucho más vigorosa de lo esperado.

“La inversión en vivienda seguirá avanzando en su recuperación. Se espera que la demanda de viviendas crezca algo más de lo esperado hace tres meses, gracias a la mejora prevista en la confianza, la renta disponible y la riqueza financiera de los hogares. Asimismo, y a pesar de la subida de tipos que se presume para finales de 2018, el coste de la financiación se mantendrá en niveles reducidos en el escenario de previsión. Todo ello bajo la perspectiva, cada vez más generalizada, de una revalorización del precio de la vivienda para los próximos trimestres”, asegura el informe del servicio de estudios de la entidad.

De este modo, añade, “se prevé que los promotores y constructores inmobiliarios sigan iniciando nuevas obras, sobre todo en las zonas con una economía más activa y en aquellas donde más se ha reducido la sobreoferta”.

En concreto, BBVA calcula que la inversión residencial crecerá un 6,5% en el presente ejercicio, 2,2 puntos porcentuales más de lo que esperaba hasta ahora. El mayor dinamismo también se extenderá a 2018, cuando la inversión podría avanzar un 6,4% anual, lo que arroja un crecimiento extra de 0,7 puntos porcentuales respecto al pronóstico que manejaba hasta ahora.

Estas revisiones al alza responden a la buena evolución que está teniendo la inversión residencial en lo que llevamos de año. Según los números de la entidad, entre enero y marzo la inversión ha crecido alrededor del 1,6% en términos intertrimestrales y del 6,3% en términos interanuales. Además, estima que la inversión en otras construcciones ha aumentado un 1% trimestral y un 1,4% anual, después de encadenar tres trimestres de crecimiento nulo, e incluso negativo.

El informe también señala que, con estas cifras sobre la mesa, la recuperación del ladrillo se va a consolidar, aunque se concentrará en aquellos lugares donde la demanda externa ha actuado como soporte y en las principales áreas urbanas. “El tamaño del ajuste observado durante los últimos 10 años en la vivienda asegura que esta reversión de las tendencias tenga recorrido al alza, sin que esto suponga volver a los desequilibrios que se observaron en el pasado”.

Más crecimiento, menos paro y cumplimiento del déficit

Dejando a un lado el sector inmobiliario, el informe de BBVA Research también refleja un gran optimismo en términos económicos: así, la entidad espera más crecimiento del esperado, una reducción del desempleo más fuerte de lo previsto y el cumplimiento de los objetivos de déficit.

En lo que respecta al PIB, el servicio de estudios estima que en el segundo trimestre del año el crecimiento podría haber alcanzado el 1%, una cifra que coincide con las previsiones del Ministerio de Economía y que podría disparar la expansión anual de la economía por encima de la registrada en 2015 y 2016.

“Los datos conocidos obligan a revisar al alza las perspectivas de crecimiento para el escenario 2017-2018, de manera que el presente año podría finalizar con un avance del PIB del 3,3%, que podría dar paso a una moderada desaceleración que situaría el crecimiento en el 2,8% en 2018”, detalla el informe.

Entre los factores que explican este nuevo empuje del PIB están el mejor comportamiento del consumo privado, la aceleración económica mundial, la menor incertidumbre política en Europa, la caída del precio del petróleo y los bajos tipos de interés.

Todo ello ayudará a que España siga creando empleo y reduciendo el número de desempleados. En este sentido, el banco prevé la creación de un millón de puestos de trabajo en el bienio 2017-2018 y que la tasa de paro baje hasta el 15,3% el año que viene. Aun así, alerta de que la mejora no será suficiente como para recuperar los niveles previos a la crisis. “Al final de 2018 la ocupación sería en torno a un 6% menor que a comienzos del año 2008, mientras que la tasa de desempleo se situaría casi seis puntos por encima”, recalca el informe.

Otro de los escenarios optimistas que maneja BBVA Research es que España tiene muchas papeletas para cumplir el objetivo de déficit público este año y el que viene.  

“Dada la evolución reciente de las cuentas públicas, continúa siendo factible el cumplimiento del objetivo, si la mejora cíclica se destina completamente a la reducción del déficit. Esto requerirá un mayor control del gasto, dada la creciente probabilidad de que algunas partidas de la recaudación (IRPF) no se comporten en línea con las previsiones del Estado. Dicho esto, esperamos que el ciclo económico vuelva a corregir el desequilibrio fiscal durante los dos próximos años, el déficit público se reduciría hasta situarse en el 3,1% en 2017 y 2,2% en 2018, en línea con los objetivos de estabilidad pactados con Bruselas”, concluye el servicio de estudios.