Información sobre vivienda y economía

Nueve frases del Banco de España que descartan una nueva burbuja inmobiliaria

Autor: Redacción

El Banco de España ha publicado un informe específico sobre la evolución del mercado de la vivienda y una de las lecturas que se puede extraer del documento es que el regulador del sector financiero no detecta síntoma alguno de una nueva burbuja inmobiliaria.

El organismo recuerda que el peso del sector en el crecimiento está lejos de máximos, que el precio solo ha subido un 16% desde mínimos, que se venden la mitad de casas que en 2007 y que todavía se construyen pocos edificios. Además, alerta de que a medio plazo la demanda mermará y recuerda que la reducción del stock es lenta

Resumimos las frases y los datos más destacados del informe:

  1. La inversión en vivienda está muy lejos de 2007. El primer dato que menciona el regulador del sector financiero es la inversión en vivienda. En su opinión, la mejora que está experimentando esta variable se encuentra en línea con el promedio de las dos últimas décadas (la vivienda supone un 50% de la inversión total en construcción). Además, y en lo que se refiere a su peso sobre el PIB, el 4,5% actual está más cerca de los mínimos registrados en 2013 (4,1%) que de los máximos de 2007 (12%), sin olvidar que la cifra española es similar a la que registran los países del entorno.
  2. El precio ha subido un 16% tras caer más de un 30%. Otra cifra que usa el Banco de España que refuerza la teoría de que el mercado residencial está en fase de normalización es la evolución del precio. A pesar de que en los últimos años el precio de la vivienda está subiendo, el regulador recuerda que desde mínimos ha recuperado un 16%. Y eso que tras el estallido de la burbuja el precio llegó a desplomarse un 37% en términos nominales y un 45% en términos reales.
  3. Se vende la mitad que en la época precrisis. La compraventa de casas es otro de los termómetros más importantes para tomar la temperatura al sector inmobiliario. Y, en este caso, la evolución mira en la misma dirección: se 2016 se llevaron a cabo 455.000 operaciones de venta según los notarios, un 14% más que un año antes, pero apenas un 50% de las que se llegaron a realizar entre 2004 y 2007. Entonces, se firmaban cada año más de 800.000 transacciones.
  4. Los extranjeros cada vez compran más casas. La compra de vivienda por parte de extranjeros siempre ha formado parte del sector, aunque actualmente el promedio supera con creces al que existió entre 2006 y 2013. Si por aquel entonces los foráneos realizaban una de cada 10 compras, la proporción actual asciende a 17 de cada 100. Es el nivel más alto de la historia y encadena seis años consecutivos de subidas, según el Ministerio de Fomento.
  5. Se cancelan más hipotecas de las que se firman. El organismo liderado por Luis María Linde también ha hecho balance del mercado hipotecario en el informe, del que recalca “un moderado aumento del número de nuevas hipotecas desde principios de 2015, en un contexto de reducción gradual del nivel agregado de endeudamiento de las familias”. Además, insiste en que, a pesar de que la contratación de nuevos préstamos hipotecarios no deja de crecer en términos interanuales, todavía “no son suficientes como para compensar las amortizaciones”.
  6. El inicio de nuevas viviendas es todavía reducido. El regulador de la banca señala en el informe que “la iniciación de obra nueva residencial se ha sumado a esta tendencia de mejora, aunque con cierto retraso, en parte debido al elevado stock de viviendas sin vender resultado de la fase expansiva previa. En cualquier caso, el nivel de iniciación de viviendas es todavía reducido y se encuentra muy por debajo de lo observado durante las primeras fases de recuperación del sector, tras la crisis de principios de los 90”.
  7. El stock se absorbe lentamente. La evolución de las viviendas sin vender, lo que el sector denomina stock, también sirve refuerza la teoría de que el mercado residencial está lejos de vivir una nueva etapa de excesos. En este sentido, el Banco de España afirma que “el proceso de absorción del abultado stock de viviendas sin vender está siendo lento, en un contexto en el que el volumen de compras de vivienda nueva resulta todavía relativamente reducido, lo que actúa como un factor limitativo del grado de recuperación de la construcción residencial. Según Fomento, en 2016 aún existían 491.700 casas sin vender, y serán un lastre para la buena marcha del sector.
  8. Es un mercado muy heterogéneo. El mercado español está evolucionando a diferentes velocidades: y es que la demanda no está siendo la misma en las grandes ciudades que en pequeños municipios o en las zonas costeras. Esto explica que los precios estén creciendo de forma diferente dentro del territorio nacional y que en Madrid o Barcelona apenas haya stock, mientras que en Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía existe una cantidad muy elevada (las tres regiones aglutinan el 50% del stock).
  9. La demanda se frenará a medio plazo. El Banco de España está convencido de que, a corto plazo, la actividad del sector inmobiliario se está viendo impulsada por la decisión de compra que muchos hogares están tomando ahora después de pasarse años embalsada. Sin embargo, a medio plazo, y teniendo en cuenta las previsiones sobre la evolución demográfica, "cabe esperar que los crecimientos de la demanda residencial sean más modestos que durante el anterior ciclo expansivo, iniciado a finales del siglo pasado, en el que esta variable se comportó de manera muy dinámica", concluye.