Información sobre vivienda y economía

Los Berrocales: el suelo para vivienda más asequible de Madrid paralizado durante años

El PAU de Los Berrocales es el desarrollo urbanístico de la llamada estrategia del sureste de Madrid que más avanzado se encuentra. Sus propietarios han invertido casi 200 millones, un tercio de lo que necesita para completar la urbanización de los terrenos. Desde 2016, el proyecto espera una respuesta del Ayuntamiento para continuar con su gestión y poder levantar viviendas nuevas a precios asequibles, tan escasas en la capital. Este plan lleva casi 20 años atascado y, de momento, no hay síntomas de una reactivación inminente, según cuenta a idealista/news Joaquín Gómez, gerente de la Junta de Compensación.

En el sureste de Madrid, entre las autovías de la M-45 y la M-50 se encuentra una de las mayores bolsas de suelo pendiente de urbanizar de la capital. Conocida como los suelos para levantar viviendas más asequibles de todo Madrid, en los PAUs del Sureste está previsto levantar hasta 105.000 viviendas en los próximos 15 años. Sin embargo, la situación de este proyecto urbanístico lleva casi 20 años esperando su desarrollo. Años por los que han pasado el boom inmobiliario, el estallido de la burbuja o su paso por los tribunales.

Ahora, tras superar los peores momentos de la crisis y recibir la bendición del Tribunal Supremo, los PAUs encaminan, a diferente ritmo su proyecto, aunque quieren empezar a desarrollar vivienda nueva cuanto antes. Pero se encuentra con las reticencias de la actual corporación del Ayuntamiento de Madrid.

Joaquín Gómez Martínez, gerente de la Junta de Compensación de Berrocales, analiza para idealista/news la situación en la que se encuentra este PAU, el más desarrollado de la estrategia, con una inversión de 193 millones de euros, de los cerca de 600 que tiene previstos.

“Los PAUs no terminan de desarrollarse porque no nos dejan. Así de sencillo”, destaca el responsable de Los Berrocales. 

Los Berrocales tiene una extensión aproximada de 8 millones de m2 y tiene una edificabilidad para 23.000 viviendas, aparte de tener mucha edificabilidad en suelo industrial, en oficinas y en parque industrial, y mucha en equipamientos.

De las 23.000 viviendas, la VPO supondrá el 50%. El precio estará entre los 150.000 euros que tiene ahora El Cañaveral y los 200.000 euros del PAU de Vallecas. Entre medias, es por donde podrá andar el precio de Los Berrocales.

Durante todo este tiempo, los propietarios de los Berrocales han estado trabajando en la urbanización de la zona. Los 8 millones de m2 se encuentran con las grandes infraestructuras hechas: los grandes saneamientos, las galerías de servicio por las que tiene que ir después la luz y el agua. Pero está hecho y enterrado. Los Berrocales está unido ya por cuatro puentes a Vallecas y Valdebernardo, y por otros cinco puentes al otro lado de la M-45. “La infraestructura grande, la costosa, ya está hecha”, confirma Joaquín Gómez.

La situación de Los Berrocales, y del resto de PAUs se encuentra en ‘stand by’ a la espera de que el Ayuntamiento concrete las directrices que va a imponer tras las Mesas sociales de trabajo que se han realizado durante todo el año con las partes implicadas.

“El Ayuntamiento de Madrid se está quedando sin recursos urbanísticos. Si quiere tener actuaciones y necesita suelos los tiene aquí en el sureste”, destaca Gómez.

“La postura de las Juntas de Compensación en estos momentos es que existe un plan general, que tenemos la suerte de que está bendecido por el Supremo y que lo que queremos es cumplir con nuestra obligación. Porque las Juntas de Compensación no son unos amigos, nosotros actuamos por delegación del Ayuntamiento. Somos un órgano colaborador del Ayuntamiento. Y lo que queremos es que nos dejen trabajar, que nos dejen ejecutar. El problema es que nos quieren dejar ejecutar”, concreta el representante de Los Berrocales.

Para Los Berrocales en concreto, la situación lleve paralizada desde 2016. “Desde mayo de 2015, tenemos preparado el convenio de gestión (que supone ordenar los suelos rústicos a ordenarlos en suelos urbanizables). Como está sin aprobar, no podemos trabajar en la gestión”, analiza Gómez.

“Pero no pasa al Orden del día del Pleno deL Ayuntamiento para su aprobación. Estuvo para incluirse en el verano de 2016. Presentamos los avales que teníamos que presentar, y nos dijeron que para septiembre de 2016. En septiembre nos dijeron que estaba cerca la sentencia del Supremo y decidieron esperar. Cuando llegaron las Navidades pasadas nos dijeron que había un error en un informe del Ayuntamiento, y nos dijeron que para enero. En enero lo metieron en el Orden del día y como se crearon las Mesas, lo sacaron. Y seguimos esperando”, concreta el gerente.

Mientras todo esto ocurre, el precio del suelo de Madrid sigue creciendo, lo que repercute directamente en el precio de la vivienda en la capital, donde sigue creciendo en los últimos años. Una situación que cada vez más se está asemejando a los años 80, cuando las decisiones del Ayuntamiento paralizando la construcción de vivienda nueva produjo una caída de la población y un aumento de los precios.