Información sobre vivienda y economía

El céntrico Palau Moxó de Barcelona pasará a ser un edificio de pisos de lujo

La finca acogerá seis viviendas de lujo y dos locales renovados / Wikimedia commons
La finca acogerá seis viviendas de lujo y dos locales renovados / Wikimedia commons

Se trata de un edificio único. No por ser una joya arquitectónica del barroco, que también, sino por haber mantenido intacta la propiedad hasta el año pasado, el mismo linaje que lo mandó construir en 1770, la familia Moxó. El último eslabón de su árbol genealógico, los marqueses de San Mori, lo vendió a finales de 2017 a Eduardo Rallo (un inversor mexicano) por 7,3 millones de euros. Ahora se sabe que, tras la rehabilitación que lleve a cabo el estudio de arquitectura Trias de Bes, se comercializarán pisos de lujo en su interior de la mano de la inmobiliaria Vivendex.

El palacio se vendió en junio del año pasado. Se trata de un ejemplar de arquitectura barroca catalogado como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) de la ciudad desde el año 2000. Ya entonces generó polémica en el Consistorio. Este noble edificio se ubicado en el número 4 de la plaza Sant Just, en pleno Barrio Gótico fue nido de conflictos debido a la venta y el interés cultural que guarda.

Tanto ERC como PdeCat exigieron al Gobierno municipal (BenComú) “explicaciones” por no plantear su compra a través del tanteo y retracto, algo a lo que están obligados los propietarios de inmuebles catalogados como patrimonio histórico. Ahora, el grupo de la oposición, PdeCat, critica que lo hayan rechazado en dos ocasiones, según explica PdeCat, y finalmente se hagan pisos de lujo en el casco antiguo de Barcelona.

Así lucía antes el salón principal del palacete barroco / Wikimedia commons
Así lucía antes el salón principal del palacete barroco / Wikimedia commons
Así lucirá el salón principal tras la reforma integral / Vivindex
Así lucirá el salón principal tras la reforma integral / Vivindex

El equipo de Gobierno, por su parte, alude que hay un límite para destinar al tanteo y retracto, puesto que el precio que pedía la propiedad la primera vez era de 7,15 millones de euros. Eso fue en diciembre de 2015, pero el distrito de Ciutat Vella (al que pertenece el inmueble) declinó la posibilidad de adquirir el palacio, puesto que excedía las posibilidades económicas del distrito y “se desconocía el estado de conservación del interior”, explican fuentes municipales.

La segunda ocasión que el Consistorio rechazó la oferta de tanteo y retracto fue en enero de 2017, cuando el precio a igualar ya estaba en 7,33 millones de euros y el dsitrito volvió a rechazar la oferta.

Durante los últimos años, el palacio se había usado como espacio polivalente para cenas y eventos de aristócratas en la Ciudad Condal. La heredera, Inés Moxó, actualmente vive en Sevilla y es allí donde ha trasladado los muebles que aún decoraban las estancias de la casa.

El edificio podrá ofrecer hasta seis apartamentos de lujo y tres locales distribuidos en sus cuatro plantas. La planta noble, de casi 600 m2 y que fue la residencia de los Moxó hasta hace bien poco, se conservará íntegra: se respetarán los elementos arquitectónicos y decorativos que están bajo protección de bien cultural, como si distribución original. Las plantas tres y cuatro se destinarán a cinco dúplex, todos con terraza privada y unas dimensiones de entre 130 y 250 m2. La renovación, calcula el estudio Trias de Bes, concluirá a mediados de 2019, aunque el Ayuntamiento aún le debe conceder la licencia de obras a la empresa.

El patio interior del palacio / Wikimedia commons
El patio interior del palacio / Wikimedia commons