Información sobre vivienda y economía

El retorno de los españoles emigrantes podría generar un problema de vivienda en las grandes ciudades

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Durante los peores años de la crisis económica, miles de jóvenes españoles emigraron en busca de un futuro mejor. Ocho años después y tras alcanzar cierta normalización, muchos de ellos desean volver para trabajar en España. Ahora surge la cuestión de si los principales núcleos generadores de empleo -en grandes ciudades- están preparados para absorber la demanda de vivienda que se avecina con su retorno, unido a la presión actual de precios tanto en compra como en alquiler de pisos.

El joven talento español que emigró al extranjero en los peores años de la crisis está dispuesto ahora a regresar. Según la plataforma Volvemos.org, desde 2010 han emigrado más de 700.000 jóvenes en busca de mejores oportunidades laborales en el extranjero. “La mitad de ellos estaría ahora dispuesto a volver”, según Diego Ruiz del Árbol, uno de los fundadores de la plataforma.

La situación económica española ha mejorado en los últimos años, y para muchos de estos jóvenes emigrantes ha llegado la hora de volver a casa. “Una persona que se fue en 2010 y ha hecho un ciclo laboral en el extranjero, lleva 7 u 8 años fuera, se da cuenta de lo que ha dejado atrás, es decir, la migración es un proceso en el cual eres consciente de lo que dejas atrás cuando ya ha pasado un tiempo que estás fuera” valora Ruiz del Árbol a la cadena Ser.

España está a punto de convertirse en un país con inmigración neta, después de una década en la que la crisis económica hizo que decenas de miles de personas se marcharan a buscar oportunidades de empleo.

Para muchos retornados el regreso puede ser difícil. Los salarios siguen siendo bajos ante el alto nivel de desempleo que sigue habiendo. Aunque ha bajado del pico de 2013 del 26,9%, se sitúa aún en el 14,5%, mientras que el paro entre la juventud se sitúa en el 38,6%.

Pero la mayoría de ellos no regresarán a sus lugares de origen. Lo harán a los principales centros de trabajo en España, en las grandes ciudades. ¿Están estas ciudades preparadas para absorber la demanda de vivienda que se avecina con su retorno? Según los datos, más de 350.000 jóvenes emigrantes podrían volver a España durante 2019.

A ellos se podrían unir algunos más. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), cerca de 2,5 millones de españoles viven en el extranjero, la mayoría de ellos en América (1,5 millones) y el resto de Europa (862.000).Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “es una muy buena noticia para ellos, sus familias y la economía española. Pero supondrá una presión al alza para los precios de la vivienda en las grandes ciudades, porque este retorno en su mayoría no se produce a las poblaciones donde nacieron los que ahora regresan sino a las zonas creadoras de empleo”, afirma Encinar

“Los ayuntamientos de muchas ciudades que reciben estos retornados no se han preparado para la llegada masiva de ciudadanos, no solo españoles que regresan sino personas de otras nacionalidades que llegan a estas ciudades con la aspiración de tener un empleo y una mejor calidad de vida”, concreta el jefe de estudios de idealista.

Los precios de la vivienda usada se mantuvieron al alza durante 2019. 46 de las capitales de provincia han mantenido sus precios en positivo. Las Palmas de Gran Canaria marcó las diferencias con un incremento del 21,1%. Le siguieron las subidas de Madrid (17%), Valencia (16,4%) y Málaga (15,3%). En Barcelona subieron solo un 1,4%. Por el contrario, Tarragona es donde más se han reducido (-10,9%), seguida por Oviedo (-0,7%) y Cáceres (-0,4%).

San Sebastián vuelve a ser la capital más cara de España (4.403 euros/m2), seguida por Barcelona (4.344 euros/m2) y Madrid (3.844 euros/m2). En cuarto lugar, se sitúa Palma con un precio de 2.963 euros por cada metro cuadrado. En la parte opuesta de la tabla encontramos a Ávila, la capital más económica, con un precio de 952 euros/m2, seguida por Lleida (957 euros/m2) y Castellón (1.035 euros/m2), las únicas capitales por debajo de los mil euros el metro cuadrado.

Por la parte del alquiler, la demanda de pisos en el centro de las grandes ciudades está impulsando los precios al alza, aunque ya se denota cierta ralentización; todo un síntoma de que llega una etapa de moderación. Los últimos cambios del Gobierno han levantado dudas entre los propietarios y toca esperar a ver cómo afectarán a la oferta y si serán un punto de inflexión para un mercado que está en pleno auge

A nivel nacional, los precios de los arrendamientos subieron un 14,5% interanual frente al 7,7% del incremento de los precios en venta, según datos del tercer trimestre del año ofrecidos por idealista. Mientras, Madrid y Barcelona mantienen su particular comportamiento, aunque en ambas capitales se denota que los precios máximos de los alquileres comienzan a caer o están frenando sus subidas.

 “En 2019, los precios de venta y alquiler en España tenderán a la ‘mesetización’, excepto en aquellas ciudades que sean generadoras de empleo o tengan un fuerte tirón turístico. En ellas podríamos asistir a un aumento moderado de los precios, sobre todo en grandes capitales, áreas de costa y ambos archipiélagos. La falta de obra nueva en estas zonas será un acicate para que los precios suban”, destaca Fernando Encinar.