Información sobre vivienda y economía

Baleares, Canarias y Comunidad Valenciana vuelven a centrar la compra de casas de extranjeros

Registradores de la Propiedad
Registradores de la Propiedad

El turismo de sol y playa se consolida con la compra de viviendas por parte de extranjeros en España. En 2018, los ciudadanos foráneos adquirieron 65.400 casas, el 12,6% del total de operaciones, según los Registradores. Las regiones costeras fueron el destino preferido con Baleares (30,5%), Canarias (28,3%) y Comunidad Valenciana (26%) a la cabeza con un mayor peso de las transacciones por parte de extranjeros.

En los últimos 10 años, la compraventa de viviendas por parte de extranjeros en España ha vivido un incremento paulatino. Desde que en 2009 se alcanzara el mínimo de la sería histórica recogida por el Colegio de Registradores de la Propiedad, con apenas 16.500 transacciones, el interés de los ciudadanos de otras nacionalidades por tener casa en nuestro país casi se ha cuadruplicado, hasta las 65.400 transacciones de 2018. Solo entre 2017 y 2018, el aumento de las operaciones ha sido del 7,4% interanual.

Este volumen de operaciones récord, que por segundo año consecutivo supera las cifras registradas en plena burbuja inmobiliaria, supone el 12,6% del total de compraventas realizadas en 2018. Pese al incremento en números absolutos, el peso porcentual de las operaciones por parte de extranjeros sobre el total ha caído medio punto desde el 13,1% de 2017, acumulando dos años de descensos tras el máximo alcanzado en 2016 (13,3%).

Dónde compran más vivienda los extranjeros

Las comunidades autónomas con mayor peso en la compra de vivienda por extranjeros durante 2018 fueron Baleares (30,5%), Canarias (28,3%) y Comunidad Valenciana (26%). Estas tres comunidades autónomas son las que vienen encabezando los resultados en los últimos años, con pesos superiores al 25%

A cierta distancia, y con un peso creciente con el paso de los años, se sitúa Murcia (19,5%), la única de regiones preferidas por los extranjeros que ha crecido en porcentaje, seguida por Andalucía (13,1%) y Cataluña (11,7%).

Por el lado contrario, los menores pesos porcentuales han correspondido a Galicia (0,63%), Extremadura (0,98%) y País Vasco (2,36%).

“La demanda extranjera durante los últimos años ha sido fundamentalmente una demanda con finalidad turística. Las comunidades autónomas con mayor atractivo de sol y playa presentan un mayor peso en la compra por parte de extranjeros, normalmente nacionalidades europeas con elevado nivel de renta per cápita, mientras que en el resto de regiones las nacionalidades con fines residenciales por motivos laborales suelen ocupar mayores pesos porcentuales en la compra de vivienda”, afirman desde el Colegio de Registradores.

De hecho, mientras en las regiones más turísticas como Comunidad Valenciana, Andalucía o Murcia, los británicos son la principal nacionalidad que compra viviendas, en las regiones de interior, donde hay más compras con mayor carácter laboral, son los rumanos y marroquíes lo que tienen más peso en las operaciones. Alemanes (Baleares), italianos (Canarias) y franceses (Cataluña) dibujan el resto del mapa de nacionalidades que más compran casa en España.

Británicos y alemanes a la cabeza: ni efecto Brexit ni recesión económica (por el momento)

Centrándonos en las nacionalidades, el liderazgo de los británicos es indiscutible, aproximándose a las 10.200 compras, lo que supone el 15,54% del total de compras de vivienda por parte de extranjeros. “A pesar de la incertidumbre derivada del Brexit, una vez realizado el ajuste inicial, los británicos han vuelto a mostrar su confianza en el mercado inmobiliario español, configurándose como un aspecto especialmente relevante, en la medida que se trata del primer demandante extranjero”, concreta el Anuario de los registradores.

Por detrás de ellos, los alemanes (7,5%) recuperan la segunda posición, con casi 4.900 operaciones, adelantando a los franceses (7,4%) por muy poco, con más 4.800 transacciones en 2018. El retroceso de los vecinos galos ha sido la más destacada frente a 2017. Le siguen otras nacionalidades como belgas (6,2%), suecos (5,8%), rumanos (5,4%) e italianos (5,3%).

“Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, las nacionalidades de cabecera se caracterizan por tener un elevado nivel de renta per cápita, que compran vivienda en España fundamentalmente por motivos turísticos, lo que condiciona decisivamente la localización de la demanda extranjera”, aclaran los registradores.

Por el tipo de vivienda adquirida, no hay novedades frente al comprador nacional. El comprador extranjero también se decanta mayoritariamente por la compra de vivienda usada, con un 83,7% del total de operaciones que realizaron. Pero queremos destacar que de ese 16,3% que sí compró obra nueva, son los belgas (32,9%), noruegos (25,7%), suecos (20,5%), holandeses (19,9%) y suizos (19,3%) las nacionalidades que tuvieron más peso en la compra de casas nuevas.

La mayoría compra casa con recursos propios

El 6,6% de las más de 346.300 hipotecas sobre vivienda concedidas han sido a extranjeros, lo que supone casi 24.000 préstamos hipotecarios concedidos en España, según los Registradores. Desde los mínimos alcanzados de 2013, el número de hipotecas sobre vivienda de extranjeros ha venido creciendo, incrementándose más del doble en los últimos cinco años, pasando de poco más de 10.300 de 2013 a esas casi 24.000 de 2018 mencionadas anteriormente. El incremento interanual fue del 8,2%. De hecho, alcanza su máximo de la serie histórica.

“Los datos de hipotecas sobre viviendas por parte de extranjeros alcanzan pesos porcentuales próximos a la mitad del porcentaje de compras de vivienda por extranjeros. Se trata de un colectivo que tiende a comprar vivienda en España, en un alto porcentaje, con recursos propios”, destaca la Estadística Registral Inmobiliaria.

Baleares (16%), Comunidad Valenciana (12,1%), Murcia (10,2%) y Canarias (10%) fueron las comunidades autónomas con mayor presencia de contratación hipotecaria sobre vivienda de extranjeros durante 2018.

El importe medio de hipoteca por vivienda de extranjeros viene aumentando durante los últimos cinco años, llegando a los 133.368 euros de 2018, un 2,8% interanual más que en 2017, y superando el endeudamiento de los hipotecados nacionales (123.671 euros)

Aún están lejos de los 161.064 euros que se concedían en 2008. Las comunidades que registraron mayores importes fueron en Baleares (278.895 euros), Madrid (161.488 euros), Andalucía (146.660 euros) y Cataluña (146.184 euros).

Por nacionalidades, los rumanos (11,8%), británicos (8,5%) y chinos (7,8%) son los que más se hipotecan. “Las nacionalidades cabeceras en la compra de vivienda en España se caracterizan por contar con niveles de renta per cápita elevados, proporcionando unas menores necesidades de financiación”, agregan los registradores.

Pero sin nos vamos a los importes medios de las hipotecas, los noruegos (271.764 euros), alemanes (244.543 euros), suecos (183.557 euros), británicos (179.196 euros), franceses (174.356 euros) y holandeses (172.185 euros), son los más endeudados.

“Optan a viviendas de mayor calidad media, con importes totales más elevados y, en consecuencia, recurren a mayores importes medios de financiación en aquellas ocasiones en las que solicitan un crédito hipotecario, contando con las garantías económicas suficientes como para que dicho crédito sea efectivo”, afirman.