Información sobre vivienda y economía

Todo lo que debes hacer antes de mudarte a una casa más pequeña

Foto: Houzz
Foto: Houzz
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Tradicionalmente vivir en casas grandes se ha considerado una opción mejor que hacerlo en otras pequeñas. Los motivos son muy variados, desde mostrar un cierto estatus social a buscar la mayor comodidad para toda la familia en un espacio más amplio. Sea por lujo o por funcionalidad, los hogares de mayor tamaño se han valorado mejor que los pequeños, considerados incómodos y poco útiles.

Sin embargo, es bastante frecuente que cuando los miembros jóvenes se marchan del hogar común y el núcleo familiar se reduce, muchas personas se den cuenta de que no necesitan tanto espacio para vivir o, incluso, que sería mucho mejor vivir en una casa o apartamento más pequeño, ya sea por la diferencia de los costes de mantenimiento o los menores impuestos (como, por ejemplo, el IBI), ya por los cuidados y la atención que requieren.

Además, cuando envejecen, no es extraño que haya personas que deseen cambiar su lugar de residencia, buscando entornos más tranquilos o un clima más agradable, o que quieran regresar a la tierra en la que nacieron.

Por otra parte, existe una tendencia entre los jóvenes de hoy a buscar casas que ofrecen otras ventajas frente al tamaño, como estar situadas en el centro, tener un precio más bajo o considerar que muchas posesiones materiales es un límite a la libertad de movimiento.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones y has decidido mudarte a un hogar más pequeño, puede que te asalten ciertas dudas. Aquí te contamos algunas pautas para que la transición sea lo menos traumática posible y que te ayudarán a sacar el máximo provecho de la nueva situación.

Recuerda el motivo

Cada familia tiene un motivo para buscar una casa más pequeña
Reducir costes o ahorrar, algunos de los motivos para mudarse / Foto: Pixabay

Cada persona o familia puede tener un motivo muy distinto para cambiar de una casa amplia a un hogar más ‘acogedor’. Durante el proceso o, incluso, en los primeros días de tu nueva vida, puedes sentirte extraño y pensar que quizás la decisión no ha sido acertada. En estos casos, lo mejor es que mantengas la mente fría y recuerdes el motivo por el que la tomaste, ya sea reducir costes, ahorrar para darte algunos caprichos o, simplemente, porque no necesitabas un espacio tan grande como el anterior.

Si no olvidas que todo responde a una decisión tomada de forma racional y para conseguir un objetivo que tú te has marcado, el cambio será mucho más fácil.

Reduce otras cosas, antes de reducir el tamaño de tu casa

La clave es hacer una lista con las cosas que no usas
Puedes vender muchas cosas o donarlas / Foto: Pinterest

Si te estás planteando cambiar a una casa más pequeña o ya has tomado la decisión, pero todavía no la has ejecutado, comienza por ensayar para adaptarte.  Para esta preparación deberás hacer dos cosas: dejar de comprar tanto y deshacerte de algunos objetos. Para esto último, haz un listado de todas las cosas a las que no das uso y piensa seriamente si te aporta algo tenerlas. Si llegas a la conclusión de que no, deslígate de ellas. Existen varias fórmulas, desde ponerlas en venta como artículos de segunda mano hasta donarlos a una entidad benéfica, con lo que, además, ayudarás a personas que lo necesiten.

Visualiza el espacio de tu nueva casa
Puedes hacer varios para encontrar la mejor opción
Dibuja un plano para planificar mejor el espacio y la ubicación de los muebles / Foto: Pinterest

Si tienes dudas de qué llevarte o qué muebles y decoración poner, utiliza la imaginación (y papel, boli y un metro). Mide los muebles que te quieres llevar y dibuja un plano de tu nueva casa a escala. Con un poco de habilidad para el dibujo y la visión espacial, harás un plano con todo lo que necesitas, montándolo como si fuera un puzle y un tetris. Esta imagen te ayudará a tomarte las cosas con más calma y a planificar bien qué objetos de los que ya tienes te sirven y, en su caso, si vas a necesitar comprar otros. Además, ¡quién sabe si con este ejercicio te das cuenta de que lo tuyo es el diseño!

Busca ideas para almacenar tus cosas

Si tienes jardín, lo ideal es tener un almacén de madera
Alquila un trastero o busca soluciones de almacenaje originales / Foto: Pinterest

Sí, es cierto que te estamos dando la vara con que dejes de comprar y te deshagas de todo aquello que no necesitas. Pero tampoco hay que tomarlo todo al pie de la letra (y seguramente, no lo harás). Hay muchas cosas que ocuparán un espacio importante en tu nueva casa y puede que quieras mantenerlas. Es lo que te ocurrirá con esa bici que coges solo en verano, la máquina de ‘fitness’ sobre la que montas un par de veces, ese ordenador de sobremesa que a veces te saca de un apuro o el mueble que heredaste de un familiar al que tenías mucho aprecio y que no venderías por todo el oro del mundo.

Para guardar este tipo de objetos, busca estrategias de almacenamiento alternativas a tenerlas en casa. Por ejemplo, puedes alquilar un pequeño trastero o hacerte con los servicios de empresas que guardan y vigilan tus pertenencias durante el tiempo que haga falta por un precio razonable. Si no quieres gastarte dinero en esto, siempre puedes pedir un favor a algún familiar o amigo empeñado en vivir en más m2 de los que necesita o buscar fórmulas creativas para que no te ocupen mucho espacio. Si tienes jardín, puedes optar por un pequeño almacén de madera que, además, te permitirá tener tus preciadas posesiones muy a mano.

Vales más que los metros que tiene tu casa

Las casas más pequeñas, cada vez más habituales
Importan más las experiencias que los m2 / Foto: Pinterest

Como hemos apuntado antes, uno de los motivos por los que mucha gente duda en cambiar a una vivienda más pequeña se relaciona con una mentalidad que vincula el estatus o el éxito social con el tamaño de la casa. Por fortuna, esto está cambiando, y cada vez hay viviendas pequeñas más bonitas y confortables que muchas mansiones. De hecho, una mirada al trabajo de los arquitectos y diseñadores más vanguardistas demuestra que las casas medianas y pequeñas están de moda.

En cualquier caso, no olvides que, si una casa es tu hogar, el valor se lo das tú y todas las experiencias que vivas en ella. Y eso, sin duda, le dará mucho más mérito que el que puedan dar unos metros cuadrados más o menos. Así que ya sabes, si la casa familiar se te ha quedado grande o te apetece cambiar a una casa más acogedora, sigue estos consejos y, seguro, podrás disfrutar de tu nuevo hogar.