Información sobre vivienda y economía

Este es el porcentaje de tus ingresos que destinas para comprar o alquilar una vivienda

Gtres
Gtres

El mercado inmobiliario español goza de buena salud: se venden viviendas, se conceden hipotecas y cada vez se están construyendo más casas. Sin embargo, los salarios no suben al mismo ritmo que el precio o el alquiler de las viviendas. Y un indicativo de esto es el porcentaje de los ingresos que se destinan para comprar o alquilar una vivienda. A cierre del primer trimestre de 2019, de promedio en España adquirir un inmueble supone un 25,1% de los ingresos, mientras que arrendar supone un 33,6% del salario, según idealista/data, una cifra que se mantiene ligeramente por encima de las recomendaciones de los expertos.

Sin embargo, en determinados municipios como Madrid o Barcelona el panorama es bien distinto y la compra de vivienda se come mucho más salario, superando el esfuerzo que se hace para pagar el alquiler.

Si analizamos cada uno de los barrios de las dos ciudades más importantes del país, una de las conclusiones que se obtiene del análisis de los datos de idealista/data y de la Agencia Tributaria, es que en los barrios más humildes de estas dos ciudades el alquiler 'se come' mucho más salario que la compra, lo que demuestra que ante la falta de ahorros, la gente no tiene otra opción que arrendar, lo que acarrea un aumento fuerte de la demanda y un incremento de los precios. 

Y en cambio, en los barrios más caros, es el pago de la hipoteca la opción habitacional que más esfuerzo financiero requiere. Daniel del Pozo, responsable de idealista/data, explica que los salarios de las personas que optan por comprar son más elevados, con lo que tienen mayor capacidad de ahorro y solvencia de pago. Así, tienen fácil acceso a la financiación hipotecaria. 

La media en España

Desde el arranque de la serie histórica de idealista en 2013, la tasa de esfuerzo financiero para comprar una vivienda se ha mantenido más o menos estable. En 2013 llegó a subir al 29%, pero a cierre del primer trimestre de este año cerró en el 25,1%. Sin embargo, el esfuerzo por alquilar una casa sí que ha ido encrudeciéndose. Si a finales de 2013 alquilar se comía un 23% del salario, en el primer trimestre ya suponía un 33,6%.

Estos datos evidencian el trasvase de personas que han optado por alquilar ante la dificultad de comprar, por la falta de ahorros, un requisito indispensable para muchos bancos a la hora de conceder hipotecas. El alquiler, como la única solución habitacional, cada vez ‘se come’ más sueldo: la falta de oferta, más demanda y unos salarios que no suben al ritmo que sube el precio de la vivienda están detrás de esa cifra.

De hecho, la encuesta del CIS de junio refleja que el 82% de los españoles prefiere comprar una vivienda propia que vivir de alquiler. Y un 13% elige el alquiler como opción habitacional. La vivienda en propiedad sigue siendo la principal fórmula de ahorro e inversión de los españoles.

Madrid, uno de los mercados más dinámicos del país

En Madrid capital el dinero que se destina a pagar una casa es superior que el destinado a alquilar. De media, la tasa de esfuerzo financiero para comprar se sitúa en el 38,1%, frente al 36,5% para alquilar. No obstante, el arranque del año ha sido un 'alivio' para el bolsillo de los madrileños, ya que han tenido que destinar de media menos parte de sus ingresos para pagar la casa que en trimestres anteriores. 

A continuación, vamos a analizar tres barrios diferentes, uno caro, otro barato y otro que se ha puesto de moda: Chamberí, Vallecas centro y Malasaña.

Chamberí

En este barrio madrileño comprar ‘se come’ más salario que alquilar. De hecho, el primer trimestre del año es ha convertido en el peor en cuanto a esfuerzo financiero porque el pago de la hipoteca se llevó más de la mitad del sueldo. Que el pago de la vivienda se lleve más del 54% del salario es muy negativo ya que el hipotecado tendrá poco margen en un futuro para ahorrar o para afrontar una crisis económica.

En cambio, de media el esfuerzo para alquilar una casa entre enero y marzo ha supuesto el 29,1%, es decir, menos de un tercio del salario, la cantidad máxima recomendada por los expertos y que permite tener ahorros y afrontar gastos inesperados.

Puente de Vallecas

En este barrio de Madrid curiosamente ocurre lo contrario que en Chamberí. El alquiler se come mucho más salario que la compra de una vivienda. de hecho, durante el primer trimestre de 2019 ser inquilino ha supuesto un 38,6% del sueldo. En cambio, pagar una hipoteca se ha llevado el 25,9% del salario, una cifra inferior al 33%, el máximo que recomiendan voces como Beatriz Corredor, ex ministra de Vivienda.

Malasaña

Es uno de los barrios más de moda de la capital y con más demanda tanto de compra como de alquiler. Pero también uno de los más caros con respecto a los salarios. En Malasaña vivir en una casa supone prácticamente la mitad del salario. A finales de 2018, la tasa de esfuerzo para pagar la hipoteca fue del 53,4%, mientras que la del alquiler, un 38,8%.

Barcelona, otro mercado dinámico de España

En Barcelona la situación es parecida a la de Madrid. El pago de la compra de vivienda se lleva más salario que el alquiler. En concreto, a cierre del primer trimestre pagar una casaha supueseto un 38,4% de los ingresos, frente al 34,5% para alquilar. Desde 2013 la tendencia es que cada vez cuesta más económicamente alquilar una vivienda.

A continuación, vamos a analizar dos barrios diferentes, uno caro y otro barato:

Trinitat Vella

En este barrio, uno de los más ‘económicos’ de la ciudad, destaca el elevado esfuerzo financiero que hay que hacer para pagar un alquiler, un 37,6% a cierre de marzo de este año. No es la cifra más elevada porque en 2017 se alcanzaron los máximos, pero se puede extraer la lectura de que, ante la dificultad de ahorrar para comprar una casa en este barrio, los ciudadanos se decantan por el alquiler. Y posiblemente en esa zona haya más demanda que oferta. En cambio, el pago de la compra se ‘come’ el 24,3%, una cifra inferior.

Sarrià-Sant Gervasi

En este barrio, caracterizado por ser uno de los más caros para vivir, ocurre justo lo contrario. Alquilar una casa supone el 22,5% del salario, mientras que comprar supone un 44,3%, es decir, prácticamente la mitad del sueldo. Y la tendencia muestra que cada vez el esfuerzo financiero para comprar vivienda es mayor.